Incorregibles

Hoy x Hoy 22 de febrero de 2021 Por Pedro Guillardoy

La familia Luí era propietaria, en las primeras décadas del pueblo, de un hotel ubicado en la primera cuadra de la Avenida Alem, que aunque el paso de los años muestren huellas, se conserva como era originalmente.

Uno de los integrantes de esta familia, Francisco, a quienes todos conocían por el seudónimo de “Niche”, fue por muchos años integrante de la empresa “Rey y Luí”, quienes explotaban el Cine Colon. Cuando desde la Acción Católica se ocupaban de la edad de los niños y su presencia en la sala del Colón, durante proyecciones aptas solo para mayores de 18 años, a los menores se les preguntaba la edad y como todos “acusaban” 18, Niche pronunciaba su “muletilla”: “pasa, pero sos dudoso”. Esto viene a cuenta, para calificar una situación escandalosa que se pretende justificar y que todos la aceptan con las mismas  reservas que Niche.

Hace algunas semanas, cuando se critico la operatoria de vacunación y se la calificó de politizada, un alto funcionario provincial (alto por el cargo, no por su estatura, ya que en los muñecos de Lanata se lo reconocía por ser un enanito)  califico a quienes criticaban como miserables, explicando que era un tema de salud y ellos eran los garantes de la prescindencia total de la política. 

Los acontecimientos del viernes último además del alejamiento del inefable Ginés pusieron de manifiesto que los miserables no lo eran tanto,  y que la sinceridad del funcionario tenia la firmeza y rigidez de un lirio.

No se puede creer que en el Ministerio de la 9 de Julio se vacunaba y nadie lo advertía. Y entonces surge la evidencia, Sarlo decía la verdad cuando denunciaba un ofrecimiento para vacunarla y lo del periodista  y abogado “para la liberación” no puede ser tan inocente. Cabe desconfiar que o fue “una cama” para el Ministro u otra jugada en la interna partidaria. 

En La Madrid todo marcha bien y mucha gente concurre confiada a vacunarse. El operativo se cumple como fue planeado, aunque es habitual ver a algún “cumpa” rondando la escuela.

Y con relación a alguna denuncia pública, no todos olvidaron que durante la primera etapa hubo, al menos una dosis, que dicen no correspondería. El sábado, en el Balneario, mientras esperábamos la llegada de los Ex Combatientes de Moreno, en un corrillo formado por un par de periodistas y un funcionario (Este sí, alto y grandote) comentando lo del Vacunatorio Vip, le mencionaron sobre la dosis aplicada a la “very important person” y la respuesta fue la misma: “había quedado una dosis en uno de los frascos. Sobraba y se la perdía o se buscaba a alguien para aplicarla. Eligieron lo último y por casualidad la persona VIP pasaba, vio luz y subió”. 

Fue precisamente la vacunada, quien sembró dudas con lo que publicó en la redes sociales, pero bueno, como titulaba Soriano “No habrá penas ni olvidos”, aunque tengan que aceptar, que como decía Niche,  los autoricen a pasar, sabiendo que son dudosos.