Informar

Hoy x Hoy 25 de febrero de 2021 Por Pedro Guillardoy

La proliferación de medios no significa que la población de General La Madrid está mejor o más actualizada, porque no todos salen a buscar las informaciones y se remiten a repetir lo que dicen los otros y resulta que no siempre los otros tienen algo para decir.

Las fuentes no son muchas, las noticias salen desde el lugar que se producen o hay que escuchar lo que se dice por ahí, que no siempre es el reflejo de lo ocurrido.

Con relación a la información oficial sobre los actos de gobierno, la situación no es la ideal. La página que debería consignar todo lo actuado, refleja una realidad parcializada y entonces los medios y fundamentalmente la gente, no se entera de lo que sucede.

Desde nuestro lugar hemos reiterado el pedido, ante los funcionarios que corresponden y hasta quienes podrían informar porque son, muchas veces, protagonistas de lo sucedido. La respuesta, en el mejor de los casos, ha sido parcial y a cuenta gotas.

Hace un par de semanas se produjo el relevo de un funcionario a cargo de un sector importante de los servicios públicos. Nadie dijo nada y lo que se pudo publicar fue lo que expresó el funcionario “renunciante”.

En una extensa nota concedida, hace un par de días  a una FM local, el Jefe de Gabinete, desde su aislamiento por un Covid positivo, anunció el alejamiento del funcionario mencionado y la designación de su reemplazante. La noticia era oficial pero carecía de actualidad. Todos la conocían por trascendidos pero había comentarios dispares sobre los motivos del cambio. También se “blanqueó” el alejamiento de una funcionaria del área contable y se dieron noticias sobre algunas obras públicas importantes. 

Surge entonces la pregunta ¿Por qué no se informa a tiempo?  y se evitan comentarios, muchas veces totalmente alejados de la realidad.

Uno de los sectores críticos de la información es el área de seguridad. Uno de los responsables del área, con quien tratamos este tema nos prometió mayor y mejor información, recibimos un parte –uno solo- y después nada. Hace algunos fines de semana se informó por algunos medios que en un operativo habían dispuesto la clausura de un boliche. A las pocas horas la clausura había sido levantada y según comentarios, la medida se debía a que se habría incurrido en una equivocación cuando se concretó el operativo original. Nadie confirmó ni desmintió el comentario.

Guardar información o brindarla a medias equivale a desinformar y se incurre en una falta grave, más si se pregona el republicanismo a ultranza.

Para todos los medios sería mucho más fácil si se tomara como hábito “saludable” emitir partes de prensa,  oficiales y confiables. Eso equivaldría a tener noticias de primera mano, después que cada uno haga lo que quiera, en eso va la credibilidad del medio.

Hasta mañana