En carrera

Hoy x Hoy 12 de marzo de 2021 Por Pedro Guillardoy

El radicalismo de la Provincia de Buenos Aires está movilizado porque el próximo domingo 21 de marzo irán a elecciones para determinar la nueva conducción partidaria.

En la sexta sección electoral todo está definido con excepción de los distritos de Bahía Blanca, Coronel Pringles y Benito Juarez, en donde habrá  internas. En los restantes Partidos hay acuerdo y todos responden al oficialismo, encabezado por el Diputado Marplatense  Maximiliano Abad.

Pero lejos de ser un movimiento aislado y circunscripto a un sector partidario, marca el inicio de una movilización de todos los sectores politicos, que ya están calentando motores,  sin tener aún muy en claro el tema PASO y el calendario electoral.

Resuelto el tema vinculado a la Justicia Electoral, con la designación del  Juez correspondiente,  debe resolverse la realización o la  suspensión de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Las opiniones al respecto están divididas y cada opinante adecúa su criterio a la situación personal o partidaria. El debate debería darse ya, porque los tiempos apremian, pero lo concreto es saber si realmente los argumentos que se utilizaron para su creación quedaron desactualizados, si siguen vigentes o si realmente se tratará de buscar el bien de todos o el de un solo sector, utilizando la pandemia como única razón valedera.

Superada esta instancia y cuando logremos saber a qué atenernos, deberemos abocarnos al tema desde lo personal, analizando a esta como una situación importante porque se relaciona directamente con nuestros representantes, y la constitución de un parlamento que tiene la alta misión de legislar para todos los argentinos y no para un sector que solo busca la superación de situaciones personales y comprometedoras.

En lo que se vincula al orden local si bien no hay definiciones, muchos son los comentarios y las conjeturas sobre quienes representarán a las dos fuerzas predominantes del distrito y si lograrán conformar una tercera línea política capaz de representar a quienes no confían ni en unos ni en otros.

Se deberán renovar seis plazas del Concejo Deliberante, cuatro del oficialismo y dos de la oposición y es de ahí de donde surgen las especulaciones. ¿Seguirá la coalición gobernante con un apoyo popular que le permita dar continuidad a una mayoría absoluta? ¿o un frente renovado, con caras nuevas permitirá achicar la supremacía que permitió gobernar  proponiendo medidas que contaban con la segura aprobación por  abrumadora mayoría?.

Año impar es  año de elecciones y cuando estamos transitando el tercer mes del año, se observan movimientos  y los comentarios van creciendo.  Falta mucho en el criterio de algunos y otros coinciden que hay que movilizarse rápidamente porque el tiempo pasa y muy pronto se deberán definir temas fundamentales.