Punto de partida

Hoy x Hoy 27 de marzo de 2021 Por Pedro Guillardoy

En el marco de la Ley 27350 y su Decreto reglamentario 883/2020, el pasado lunes 22 de marzo la titular del Ministerio de Salud, Carla Vizzotti suscribió la Resolución 891/2021 por la que “Apruébase el Proyecto de Investigación sobre el cultivo de Cannabis con fines de investigación médica y científica presentado por el MUNICIPIO DE GENERAL LA MADRID” La disposición mencionada quedó definitivamente consolidada con la publicación en el Boletín Oficial, el día jueves 25 de marzo.

De esta manera, concluyeron las largas y trabajosas gestiones que desde el municipio local se venían impulsando y que demandaron largas jornadas de trabajo y numerosos kilómetros recorridos, a un grupo de funcionarios  que creyeron en el proyecto.

Y si bien es el final de una etapa, la autorización lograda marca el punto cero del cultivo de cannabis  con fines terapéuticos. Recién comienza una aventura que se inició en el seno del Concejo Deliberante cuando se aprobó la primera ordenanza, tan lejos en el tiempo, como aquellas dos jornadas en el Polideportivo, cuando llegó gente desde lugares remotos para dar testimonio de sus experiencias, sus necesidades y sus dolores,  mitigados en algunos casos en forma “clandestina”.

Eran tiempos de gente que desde sus experiencias personales apoyaban y los descreídos que contaban tiempos perdidos. La proliferación de proyectos que encuentran en el cultivo de cannabis con fines medicinales un aporte a la farmacología y una esperanza para la generación de fuentes de trabajos y recursos económicos, muestran al menos que en el camino se han ido sumando proyectos y aparece gente que cree tanto, como los que mostraba la foto de tapa de la revista Viva de Clarín, tomada en la calle San Martin frente a nuestra Municipalidad.

Los concejales de aquella primera Ordenanza y el Intendente que la promulgó han ido sumando científicos al proyecto y ahora están involucrados el INTA, las Universidades Nacionales de La Plata y Mar del Plata; pero hoy más que nunca hay que ser conscientes que aun no se ha logrado nada, que no se llegó, que recién se está por largar.

Si todos somos capaces de seguir como hasta ahora y el proyecto comienza a ser realidad, seguramente la situación del pueblo  tendrá algún cambio y se habrá justificado el trabajo  de la gente del municipio que se involucró en el proyecto.

Sería injusto ponerle nombres a esta etapa cumplida e imperdonable quererle dar un matiz político, aunque sepamos que sin los Morante y la decisión de la Municipalidad el presente no hubiera sido el que es. 

Estamos en el tiempo de partida de una larga carrera, esperemos que podamos mantenernos entre el grupo de vanguardia  y como decía Don Ata “darnos por bien pagados si entramos atrás del primero”