Dudas

Hoy x Hoy 30 de abril de 2021 Por Pedro Guillardoy

La situación del país es compleja, imprevisible y si uno intenta buscar una semejanza, una de las primeras imágenes que aparecen es la de un barco a la deriva.

Para colmo las encuestas, cualquiera sea su origen, encienden la luz roja del semáforo por donde deben pasar quienes conducen la Nación. Las imágenes de quienes lideran el gobierno, que hace algunos meses llegaban a niveles impensados, con la misma rapidez que crecieron se han desvanecido.

Asistimos al enfrentamiento inútil entre quienes gobiernan un lugar u otro, y sin alcanzar soluciones siguen incentivando las discusiones, como una manera de ganar tiempo y distraer la atención. 

Los records de contagios y fallecimientos, que se van superando diariamente son importantes, pero no tanto como para determinar si las elecciones se hacen un mes antes o un mes más tarde.

Cuando se estableció que la vacunación masiva era una forma de combatir la pandemia y Pfizer hizo público los estudios que estaba realizando, fueron voluntarios argentinos quienes se prestaron para los testeos y por entonces, decían que a nuestro país llegarían la cantidad de vacunas necesarias para que todos pudiéramos ser vacunados sin problemas. 

Nunca se dejó en claro cómo fue que al final, terminamos adquiriendo otras vacunas y  nos dijeron que entre rusos y chinos, nos enviarían dosis para todos los argentinos. En un medio revelaron un documento, precisamente de Pfizer, que desvirtúa anteriores afirmaciones y comunica que en julio de 2020, ofrecieron 13 millones de dosis que no se aceptaron, y cuando las vacunas comprometidas no llegan, vamos al pie, para ver si las que nos ofrecieron antes, ahora nos la pueden vender, aunque la cantidad no sea la misma.

Las dudas que surgen a partir  de las noticias que se van rebelando, nos colocan en un lugar incomodo, porque nadie sabe que va a pasar en los próximos días.

La realidad nos indica que lo que se hizo no estuvo bien, que nunca se aclaró porque Pfizer nos dejó a nosotros y se hizo proveedor de otros varios países americanos.

¿Qué nos queda? Saber que estamos a la “buena de Dios” y que la improvisación nos expone no solo por el Covid, porque también la pobreza con índices record, la desatención de otros problemas y el interés centrado en la política y el año electoral nos indican que así como vamos, no solo el “bichito” puede ser mortal.