Por estos tiempos

Hoy x Hoy 06 de mayo de 2021 Por Pedro Guillardoy

Escribir columnas es algo que vengo haciendo desde hace mucho tiempo y en otros medios. Es algo que me ha permitido elegir el tema y desarrollarlo con libertad. 

Si hoy tuviera que definir que son las columnas, diría que son una ventana por la que puedo observar y contar lo que veo, aunque deba reconocer que desde chico he tenido problemas de visión y entonces, resulta, que no siempre veo bien, por consiguiente me equivoco y “nobleza obliga” debo retroceder, reconocer el error y volver a mirar.

Pero si bien los errores son propios de quien intenta algo, también encontré a lo largo del tiempo a quienes les molesta lo que pueda decir y reaccionan, no siempre bien.

De una cosa puedo dar fe, siempre los errores son involuntarios y si bien no pueden disculpar al menos hacen más liviana la pena. 

Últimamente, he asumido que debo  tener mucho cuidado en la elección del tema y el tratamiento del mismo, porque  todos estamos más sensibles y las reacciones, en la mayoría de los casos  son desmedidas,  aunque en lo personal lo que opino tenga el respaldo de muchas décadas  en los medios y la ventaja de ser conocido.

Estamos transcurriendo tiempos  distintos y el entender que no hemos terminado de adaptarnos a estas circunstancias es la clave para no sumar problemas a los que han llegado. Por eso, evitar  tratar algunos temas que pueden crear nuevos conflictos no deben parecer auto censura, cuando en realidad es prudencia.

Los temas sanitarios, sumados a los económicos y las cuestiones políticas  que suelen juzgarse  de acuerdo a las conveniencias de cada uno, son motivo suficiente para que  se los trate con cuidado, sabiendo que vendrán tiempos en los que podremos volver a expresarnos sin temores de causar  malos entendidos o ser juzgados con la vara de la conveniencia sin reparar  en que hay una “señora de ojos vendados” que tendría que ser la reina verdadera, sin un títere para que la represente, como sucede en otros  ámbitos. 

No se si he sido claro, el tiempo demanda prudencia, que no es tibieza y tener presente que un mes antes o un mes más tarde,  vendrá la oportunidad de opinar con razones de peso. De tanto peso como para poner freno o dar luz verde a quienes están hoy enfrentados y tienen como supremo objetivo salvar cuestiones personales por sobre los valores supremos de la nación.

Estaba llegando al final  sin mencionar la otra cuestión importante: el cuidado personal, que si lo tenemos en cuenta es el cuidado de todos.