¿Cuánto bajarán las boletas de gas?

Interés General 17 de mayo de 2021

El dictamen positivo que obtuvo el proyecto de ley de Zona Fría, fue anunciado con bombos y platillos el último jueves, y no es para menos. El texto, que ya fue aprobado por la comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados de la Nación, establece descuentos que van desde el 30% al 50% en los consumos de gas de cinco grandes zonas de todo el país, entre los que se encuentran Bahía Blanca y todo el Sudoeste Bonaerense.

   Sin embargo, lo que no se aclaró es que esos porcentajes incidirán directamente en el valor del consumo de cada usuario residencial, y no en el precio final de la factura.

   Cada boleta de gas, además del costo variable -correspondiente a la cantidad de metros cúbicos utilizados- posee otros ítems como un cargo fijo dependiente de la escala o subcategoría de consumo, impuestos vinculados a la distribución, IVA y cargos  relacionados con un fondo fiduciario con el que se solventan estos descuentos, por nombrar algunos.

Las boletas de gas aumentaron, en promedio, un 4.500% entre los años 2015 y 2019.
 
   Estos puntos no son similares en todos los casos: por ejemplo, el valor del metro cúbico para Bahía Blanca, Coronel Dorrego, Villarino y Coronel Rosales es 30 centavos menor al del resto de la Sexta Sección Electoral. Esto, prorrateado mes a mes, puede significar una diferencia de entre 20 y 50 pesos entre un consumo similar abonado en uno de estos distritos y otro dado, por ejemplo, en Pigüé.
   Más allá de estas pequeñas diferencias, todos estos puntos, de una manera u otra, se relacionan con el consumo final y terminan constituyendo el valor que debe pagar el usuario mes a mes.

   De acuerdo a un análisis llevado a cabo por “La Nueva.”, los porcentajes de descuento finales no serán los anunciados, pero sí se acercarán bastante. De hecho, para el descuento  proyectado del 30% para usuarios residenciales, este índice oscilará entre el 26% y el 27%, mientras que con la rebaja del 50%, se ubicará entre el 43% y el 46%.

 Screenshot_20210517-065111_Office

   Por ejemplo, una vivienda enmarcada en la categoría R1, con un nivel de consumo que en el Sudoeste Bonaerense tiene un máximo de 900 metros cúbicos, en Bahía Blanca abona hoy un máximo de 13.347,25 pesos. Con el 30% de descuento, ese valor caería a $ 9.782,54, y con el 50%, a $ 7.406,7, con promedios mensuales (no discriminados entre épocas frías y cálidas) de $ 815,21 y $ 617,17, respectivamente.

   Si nos referimos a una casa categorizada R2-3, que tiene un consumo anual máximo de 1.400 metros cúbicos, el valor que se paga actualmente es de unos 20.953,26 pesos para todo el año calendario. Al aplicarse los anunciados descuentos del 30 y 50 por ciento, este valor quedaría en $15.268,21 y $11.479,93, respectivamente. El promedio mensual caería a $1.272,35 y $956,66.

   En cuanto a una vivienda que se encuentra en la categoría R3-2, que no utiliza más de 1.800 metros cúbicos de gas en forma anual, con el sistema tarifario actual estaría pagando 27.849,68 pesos por año, con un promedio mensual de $2.320,81. Con los descuentos, estos valores caerían a $20.411,03 ($1.700,92) y $15.451,92 ($15.451,92).

Estos descuentos también se darán en la venta de gas envasado y GLP, no así en combustibles o GNC.
 

   Por último, un inmueble que se ubica en la subcategoría máxima (R3-4, que comprende un consumo mínimo de 2.201 metros cúbicos anuales en nuestra zona), abonaría casi 50 mil pesos en forma anual con un uso de 3 mil metros cúbicos durante el año, con una media mensual superior a los 4.100 pesos. Al aplicarse los descuentos de la Ley de Zona Fría, estos números caerían significativamente, a $36.631,52 anual y $3.052,63 de promedio con la quita del 30%, y a $28.067,68 y $2.338,97 con la del 50%.

   Como se puede observar en estos ejemplos, los valores en las boletas descienden significativamente y supondrán un alivio para los golpeados bolsillos de los contribuyentes de la región, que entre 2015 y 2019 debieron hacer frente a un incremento de casi el 4.500% en sus boletas de gas.

   Estos descuentos del 30 y del 50% también correrán para la venta de cilindros, garrafas o gas licuado de petróleo, gas propano comercializado a granel y otros, también en las zonas comprendidas por el ámbito de la ley entre las cuales, claro está, también se incluye al Sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

   Dentro de estos conceptos no están incluidos los combustibles, por lo que tanto el GNC como la nafta y el gasoil continuarán con los mismos valores. Las rebajas que se dan estos conceptos en algunos sitios de la región, se dan exclusivamente porque esos lugares pertenecen a la Región Patagónica Argentina.

¿Desde cuándo?

   Si bien se depende de los tiempos exclusivamente legislativos, se espera que el proyecto pueda tratarse en la próxima sesión de la Cámara de Diputados de la Nación, donde -en principio- contaría con los votos necesarios para ser aprobada.

   Posteriormente pasará al Senado, donde el oficialismo cuenta con mayoría  y quórum propios. Allí, a menos que se disponga introducirle alguna modificatoria -lo que  implicaría el pase a comisión para discutirla y aprobarla, además de un posterior regreso a la Cámara Baja-, se espera que no haya ningún problema para que el texto sea aprobado y convertido finalmente en ley.

   Luego, solo quedaría su promulgación y publicación en el Boletín Oficial de la Nación.

   De acuerdo a las estimaciones de parte de referentes del Frente de Todos en Bahía Blanca y la región, en un mes se espera que el esperado y reclamado proyecto de Zona Fría para Bahía Blanca y el resto del Sudoeste Bonaerense, sea finalmente convertido en ley.

 Un viejo reclamo que por fin se convertirá en realidad

    La idea de que el Sudoeste Bonaerense tenga un cuadro tarifario de gas que contemple las bajas temperaturas que se soportan aquí durante los meses más fríos del año viene desde hace bastante tiempo, aunque nunca llegó a buen puerto. De hecho, por la Ley Patagónica Nacional, el distrito de Patagones y localidades pampeanas de esta región, como Jacinto Aráuz o General San Martín, abonan una tarifa reducida por consumo, ya sea por tener un valor menor del metro cúbico o por contar con una escala tarifaria diferente.

   Buenos Aires ya tiene una Zona Austral Desfavorable, que comprende al distrito de Villarino y varios cuarteles de los partidos de Puan, Tornquist y Saavedra, con beneficios impositivos determinados por la Ley 12.323, pero no contempla tarifas ni de servicios. 

   Por ello, a mediados del año pasado se insistió con la creación de una ley que otorgue un descuento de entre el 30% y el 50% en distintos territorios nacionales que podían ser considerados fríos y que no eran alcanzados por otras leyes. 

   El proyecto, presentado por las diputadas nacionales Liliana Schwindt y Jimena López, del Frente de Todos, ganó rápidamente la opinión pública y llegó a ser presentada en la Cámara Baja de la Nación, recayendo en la comisión de Presupuesto pero sin recibir tratamiento en 2020.

   La ley contempla un descuento del 30% para el consumidor final, en el valor del metro cúbico de consumo. También establece un descuento del 50% para aquellas personas que perciban la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo; para quienes perciban ingresos mensuales brutos menores a cuatro salarios mínimos vitales y móviles, ya sean trabajadores en relación de dependencia o beneficiarios de pensiones no contributivas; monotributistas sociales; jubilados y pensionados.

   A estos se sumarán monotributistas inscriptos en categorías cuyo ingreso anual mensualizado no supere en tres veces el salario mínimo, vital y móvil; a quienes perciban seguro de desempleo; electrodependientes; usuarios incorporados en el Régimen Especial de Seguridad Social para Empleados de Casas Particulares, y exentos en el pago de ABL o tributos locales de igual naturaleza.

Fuente La Nueva. Audionota: Florencia Albanesi