En línea de largada

Hoy x Hoy 18 de mayo de 2021 Por Pedro Guillardoy

 “Hay de todo en la viña del Señor”  (Isaías 5, 1-7) y no es necesario recurrir a la lectura bíblica para saber que en el camino uno termina cruzándose con  miembros de la Cofradía del “No pasa nada”  y también con los apocalípticos  y sus profecías sobre el fin de todo. 

Como yo no soy partidario de unos ni de otros, trato de no entrar en consideraciones  ni discusiones  sobre estos temas y más o menos voy tirando, pero debo reconocer que cuando vino un rosarino  que me conoce y me dijo: “Van por todo” no deje de preocuparme. 

Creo que debo ser más claro  porque esas intensiones  ya las han expresado claramente algunos que realmente causan temores. Yo me refiero a los bichitos  que no hacen distinción y atacan a todos, obligándonos a cuidarnos por nosotros y por quienes nos rodean.

El descuido, producto del acostumbramiento, nos lleva muchas veces a tener que sufrir graves consecuencias, aunque nobleza obliga, hay cosas que deberían haberse previsto y no dejar pasar el tiempo porque después vienen “los perjudicos” como decía el paisano. 

El otro días, en el Concejo Deliberante local, trataron la autorización para sumar a las sesiones presenciales las virtuales o mixtas. Un año y pico para  resolver una situación que debió considerarse hace muchos meses. Como decía el 10, a estos se les había “escapado la tortuga”  sin que lo advirtieran, pero bueno, ya lo arreglaron y más vale tarde que nunca.

Y ya que estamos en el piso de arriba del municipio, permítanme que les cuente, con detalles, lo que paso el jueves pasado. Lo haré porque, lamentablemente, no somos muchos los que vamos a las sesiones y luego informamos. Apenas tres aunque  después, los viernes a la mañana, sean muchos mas los que comentan y opinan sobre los sucedidos y lo hacen relativamente bien,  pero sin poder evitar que se nota que tocan de oído.

El jueves último la sesión se desarrollaba dentro de lo que se puede considerar normal,  pero cuando se estaba llegando al final, salto la liebre. Un concejal de la mayoría se refería a un despacho de comisión y se permitió  algunas consideraciones que en el bloque de enfrente no cayeron bien y entonces llegó la réplica.  Hubo chicanas, ponele. Pero también hubo alguna expresión  que sonó mal, en medio de lo que expresaba un colega. 

Se armó una discusión,  con pase de facturas  y la evidencia que muchos no conocen algunos mecanismos del cuerpo y mucho menos  el reglamento interno.  Si quienes ocupan una banca pusieran en evidencia su capacidad para debatir, las discusiones serían mas interesantes y   alcanzarían niveles que parecen perdidos.

Desde lo personal, me inclino a pensar que el ingreso al grupo de ediles  de un nuevo integrante  le dio a esa sesión un matiz particular  y marcó el inicio de las respectivas campañas.  El intercambio de chicanas y pases de boletas, me parece que marcan un nuevo tiempo, signado por un año impar y habrá que esperar a un nuevo período para que las cosas se resuelvan “por unanimidad”

“La taba ya está en el aire” habrá que ver quiénes son los que corren y lógicamente quienes hacen los mejores tiempos. Los aplazamientos que están tratando  seguramente permitirán ver como están las cosas de un lado y de otro, mientras tanto las discusiones y el chicaneo seguirán.