Con munición pesada

Hoy x Hoy 02 de junio de 2021 Por Pedro Guillardoy

Sucede una sola vez en el año pero es una garantía que ese día, quienes son protagonistas del acontecimiento se han preparado y van armados con artillería pesada.  Me estoy refiriendo a la fecha en la que el Concejo Deliberante se reúne para tratar la rendición de cuentas del año anterior. 

Si el año es impar y en consecuencia se aproximan elecciones, las promesas en los cruces y las acusaciones  tienen aseguradas un grado de mayor dureza.

En la noche del lunes, justo el último día que les quedaba para “enfrentarse” dentro de los límites establecidos  por ley, pese a que ahora podrían sesionar de manera virtual, los diez concejales saludables y los dos aislados, permanecieron –exactamente- cuatro horas  tirando y atajando, algunos visiblemente ofuscados y otros con cara de imbatibles jugadores de póker.

Que se venían  preparando con todo, lo dejaba entrever el grupo de cuatro “opositores” que  no obtuvieron una respuesta favorable cuando pidieron que las sesiones se difundan por streaming, cortaron por lo sano y contrataron el servicio haciéndose cargo del gasto y para no correr riesgos el lunes, la sesión ordinaria del viernes anterior también la difundieron, en “emisión de prueba”.

El HCD local se ha caracterizado, últimamente, por resolver todo en las comisiones internas y luego aprobar “por unanimidad”, cosa que al menos por esa noche, dejaron de lado.

Respetuosamente todos escucharon los informes que sobre el accionar de cada secretaria del ejecutivo hacia cada uno de los concejales de la mayoría.  “Todo a su tiempo y armoniosamente”, como decía el General, por eso cuando se dio el libre debate, en el Frente de Todos, todos fueron al frente, sin ahorrar  acusaciones, aunque con la prudencia del caso, guardando temas  por si en algún momento era necesario.

Arrancaron con la falta de información para el análisis de la documentación enviada, acusando de no recibir los expedientes solicitados. De 66 expedientes pedidos solo recibieron 22 y no precisamente los que se referían a temas conflictivos. Ya en ese momento  comenzaron a “atender” a la prensa municipal. Mencionaron cuanto se había gastado y lo compararon con otras dependencias comunales.  Pero no fue solo ese momento para la gente que informa del municipio, mas tarde volverían sobre el tema y bajo el fuego de la artillería opositora, hasta cayó un locutor de San Martín de los Andes, cuyo nombre dieron a conocer y explicaron que ese señor cobraba  los avisos que grababa mucho más caro que los valores corrientes, haciendo la aclaración que la voz del locutor era buena y lo compararon con Luis Miguel, volviendo con el tema en otros momentos del debate. 

Cuestionaron la política salarial, los regímenes horarios y el pago de horas extras. Reclamaron por el Escalafonamiento  del personal, cuyo proyecto presentaron hace ocho meses, sin dejar de resaltar el aporte económico hecho por el Gobierno Provincial, con motivo de la pandemia.

Desde los concejales de Juntos por el Cambio no se hizo esperar la respuesta y se acusó a los opositores de ser ellos, cuando eran gobierno,  de hacer del municipio  la única fuente laboral y producir la “inequidad” en los salarios. 

En medio de la discusión salieron a relucir otros reclamos desde el Frente de Todos, entre los cuales apareció  un consumo de nafta en vehículos particulares por tres millones de pesos y los gastos originados en el Balneario Municipal.

La titular del cuerpo bajo a su banca y desde ese lugar dijo “lo suyo”, acusó de hacer un análisis “chiquito” y explicó que además de la pandemia, el gobierno comunal había hecho muchas cosas. Al  gasto de combustible lo justificó con el arreglo de caminos y puso de ejemplo a los de La Madrid -. Líbano y La Colina – Líbano. Lo que originó una explicación por parte del concejal Menendez que aclaro a su denuncia que era por el gasto excesivo de nafta y las máquinas viales, todas, consumen gas oíl. 

Continuo el fuego cruzado y cuando se estaba llegando a las cuatro horas de debate, el concejal Martín trajo al recinto una serie de gráficos y barras  sobre cantidad de personal con épocas de designación  y justificativos varios. 

El final fue el que se había previsto, votaron y como ya todos lo sabían, el Ejercicio 2020, fue aprobado por mayoría.  No salió por unanimidad porque en esta oportunidad , los concejales opositores se “sacaron las ganas” y denunciaron cosas que necesariamente deberán ser atendidas  porque la transparencia, el lunes cuestionada, asi lo exige