Un 4 de Junio

Historias 04 de junio de 2021

Aunque  las fechas difieren y algunos consideran que fue el día 3, un 4 de junio pero de 1873, moría en su toldería de Chilihue, con casi cien año, el cacique  Calfucurá (Callvú = azul y  curá = piedra)

Descendía de una familia real del Arauco, había nacido en Liona aproximadamente en 1790 y de muy joven se estableció en las Salinas Grandes, luego de expulsar violentamente a los habitantes de esa región.

Concluida la campaña de Rosas al desierto, su acercamiento al Restaurador fue  de mutuo acuerdo. Tras una entrevista entre Rosas y  Namuncurá (pie de piedra), mientras los indígenas asumían la responsabilidad de los pillajes mas allá de la frontera,  el Gobierno aseguraba la provisión de caballada, vacas, ropas, “vicios” y bebidas  contra entrega de cristianos cautivos.

Por varias décadas mantuvo el control  de un amplio territorio y gobernó a la población indígena, integrando ejércitos de más de diez mil lanzas.

A la caída de Rosas renovó acuerdos con Urquiza. Contra ejércitos enviados desde Buenos Aires mantuvo  numerosas batallas y en nuestra región, enfrentó a Mitre, en una batalla librada en la zona de la actual Olavarría, el 31 de mayo de 1855. Las fuerzas del ejército sufrieron una dura derrota y su jefe –Bartolomé Mitre- debió huir de noche, sin caballos y con las monturas al hombro.

El jefe de la Confederación Indígena realizó durante muchos años incursiones  a distintos lugares del centro de la Provincia de Buenos Aires. Los salvajes malores  servían para reunir arreos de mil de cabezas a los que sumaban niños y cautivas

A principios de 1870, indios de Calfucurá asolaron la zona de Tres Arroyos. En los primeros días de marzo de 1872, una invasión al pueblo de 25 de Mayo, motivó la orden del Presidente Sarmiento de  atacar a los indios del cacique araucano.  El 5 de marzo, Calfucurá  ordenó ataques y saqueos a las poblaciones de 25 de Mayo, General Alvear y Nueve de Julio.  La represión encabezada por el General Ignacio Rivas, el 8 de marzo de 1872, enfrentó al “Emperador de las Pampas”  en el paraje “Pichi Carhué” (Carhué chico), en inmediaciones del Fortín San Carlos (cercanías del la actual ciudad de San Carlos de Bolívar). La victoria fue decisiva y marcó el ocaso del otrora  “Napoleón del Desierto”.

Retirado a sus tolderías, la muerte lo sorprendió en Chilihue, el 4 de junio de 1873. La jefatura de las tribus fue discutida en parlamentos que duraron varios días, hasta que se resolvió un comando integrado por Manuel y Bernardo Namuncurá junto a Alvarito Reumaycurá.

Las invasiones y los malones siguieron sucediendo y prueba de ello es la “Gran Invasión” de 1875 hasta que el 18 de marzo de 1876, las acciones planeadas por el Ministro Alsina, obtuvieron un triunfo definitivo en nuestro cercano Parahuil. En el mismo mes de marzo la frontera llegó a Carhué y tras la muerte de Adolfo Alsina, su sucesor, Julio A Roca  concretó en 1879, la Campaña al Desierto  que llegó hasta los Andes.

tolderias

20210604_072910

Calfucurá en 1834. Obra del pintor José Martorell. Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional de La Plata.