Hace falta algún responsable

Hoy x Hoy 10 de junio de 2021 Por Pedro Guillardoy

En reiteradas oportunidades hemos reclamado sobre la manera de informar, desde el área de Seguridad municipal, sobre los distintos hechos en los que dicho organismo  intervenía. Últimamente ha mejorado la comunicación, aunque justo es reconocer que la redacción de las mismas, muchas veces, deja dudas y personalmente no puedo descifrar si las deficiencias se producen por  negligencia o si es una manera de “informar sin informar”.

El lunes 7 de junio a las 10.30 emitieron un parte de prensa en el que consignaban hechos ocurridos durante el anterior fin de semana, algunos de los cuales estaban relatados en forma “austera”, quiero decir,  escasez de detalles como para que se pudiera informar  correctamente de lo sucedido.

En el parrafo final del mencionado parte consignaba  “INFRACCION A ART. 156 DE ORDENANZA 38/90 MODIFICADA POR ORDENANZA Nº3017/20  – Fecha personal esta constato en un bar céntrico incumplimiento de medidas sanitaria Covid 19, realizando una reunión, actividad no permitida por ejecutivo municipal.  Interviene Juez de Faltas Local Dr. Ricardo REAL.-“

Pero con el correr de las horas, desde un medio local  (92.7 FM Estilo) se brindaron detalles de lo ocurrido y el propietario del “bar céntrico”, que resulto ser Le Best Pub, señor Carlos Bella, hizo público lo sucedido y a estar por sus palabras, no se había cometido ninguna transgresión a las disposiciones vigentes en ese momento.

Hubo un operativo policial y se debió desalojar el local, registrándose a quienes se encontraban agasajando a una señora que cumplía 80 años.

De la misma forma que se informó sobre la actuación policial, se debería ahora hacer llegar a los medios, la segunda parte del procedimiento y aclarando lo sucedido, quien ordenó el accionar policial y en última instancia quien asumirá  la responsabilidad del hecho.

Sabido es que incurren en equivocaciones  quienes  hacen algo y en consecuencia cuando un error es involuntario merece todas las disculpas, pero en este caso puntual,  resulta exigible una aclaración para liberar de culpas a quienes  debieron actuar cumpliendo órdenes y por otro lado, el comerciante y sus clientes,  lo menos que merecen son disculpas públicas que  minimicen el mal momento que debieron pasar.