Zona fría fue aprobado en Diputados y pasó al Senado

Interés General 11 de junio de 2021

La Cámara baja dio el visto bueno al proyecto de ley de Máximo Kirchner para reducir las tarifas de gas en regiones de bajas temperaturas. Se generó un debate entre la oposición y el oficialismo por las políticas energéticas de los gobiernos de Mauricio Macri y de Cristina Kirchner, pero no hubo fuertes cruces. La mayoría de la oposición no votó en contra sino que se abstuvo.

En solo 4 días, la Cámara de Diputados debatió en comisión y aprobó en el recinto el proyecto de ley que apunta a reducir las tarifas de gas en las denominadas zonas frías o de baja temperatura de distintos puntos del país para beneficiar a alrededor de tres millones de usuarios.

Tras casi 5 horas de debate, con 190 votos a favor, 16 votos en contra y 43 abstenciones, el tablero volvió a mostrar el consenso lograr por la iniciativa presentada por el titular de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner, que ya en la comisión había obtenido el respaldo de otras bancadas como Consenso Federal, Córdoba Federal, el Frente de la Concordia de Misiones, Justicialista y Unidad Federal para el Desarrollo, además del de algunos integrantes de Juntos por el Cambio.

En el cierre del debate, Máximo Kirchner manifestó que “este proyecto no es una iniciativa de un partido” y además destacó a “algunos diputados de otros espacios políticos -de la oposición- saltaron las fronteras y apoyaron este proyecto”.

“Son patrañas que este proyecto sea una medida electoralista porque más del 50 por ciento de los nuevos beneficiarios viven en municipios gobernadores por Cambiemos”, aseveró el jefe de bloque del FdT.

Juntos por él Ni

La mayoría de los diputados de la oposición optaron por no votar en contra de la prórroga de un beneficio que rige para la Patagonia desde el 2002 y su ampliación a otras zonas frías del país, pero con el argumento de “la inequidad” y del “desfinanciamiento del fondo fiduciario al aumentar los beneficiarios de la tarifa de gas subsidiado” se abstuvieron.

La diputada mendocina Jimena Latorre (Juntos por el Cambio) consideró que “este proyecto, por más que se lo intente presentar como defensa de derechos, implica un serio compromiso de esos derechos, porque compromete los derechos actuales y también los futuros”.

“Este proyecto compromete la sostenibilidad de la política energética y económica del país, por lo que le podríamos llamarlo subsidio pre elecciones”, señaló Latorre.

A diferencia de su compañera de bancada y coprovinciano, el diputado mendocino Federico Zamarbide (Juntos por el Cambio) no dudó en asegurar que “es bueno ver que avanza un proyecto que beneficia a Mendoza y por eso creo que es justo que toda la provincia se incluya a la tarifa diferencial de gas, esto es una situación de equidad”.

Otro legislador en contra de este proyecto fue el diputado porteño Facundo Suárez Lastra, quien en el recinto sostuvo que “la paradoja de esta ley es la inequidad” porque “los pobres de las zonas cálidas van a terminar pagando el subsidio a los ricos de las zonas frías”.

En cambio, la cordobesa María Soledad Carrizo de Juntos por el Cambio aseguró que acompaña “este proyecto que beneficia a miles de argentinos en una situación muy especial que estamos viviendo con una crisis muy profunda; sin dejar de mencionar que es un proyecto incongruente, reduccionista y que le falta objetividad al incorporar un distrito”.

Otro de los argumentos para abstenerse esgrimido por varios diputados de la oposición fue que pertenecen a provincias denominadas cálidas y, si bien reconocen la importancia del subsidio del gas, piden que hay subsidio a la tarifa eléctricas en zonas calientes por las altas temperaturas.

Así lo expreso el diputado misionero Luis Pastori (Juntos por el Cambio) pidió “basta de discriminar al norte porque el calor es también menos calidad de vida” y por eso afirmó que “como un grito de protesta del norte” también reclama medidas como estas.

Una de las diputadas que también se mostró critica a la ley fue la neuquina del Movimiento Popular, Alma Sapag, que manifestó: “Para alcanzar la verdadera equidad es fundamental aumentar las redes de distribución de gas e invertir en infraestructura de distribución, para llegar a ese 40 por ciento de la ciudadanía que aún no tiene acceso de red”.

Al igual que Sapag, el neuquino de Juntos por el Cambio, David Schlereth, votó a favor de este proyecto aunque aclaró que “una política inteligente y apropiada de subsidios es la que orienta el esfuerzo del Estado a los sectores que menos tienen, la que se aplica con rigurosidad y solvencia, y esta ley no lo asegura”.

Dieron el sí

Desde el bloque del Frente de Todos señalaron que “se trabajó mucho incluso con otros bloques para dar respuesta a un reclamo histórico que hoy con el proyecto de zona fría incorpora a millones de hogares que sumarán 4 millones de hogares un promedio de 12 millones de argentinos”.

Y apuntaron contra el ex presidente Mauricio Macri al señalar que “si siguiera en el gobierno pagarían casi 8 mil pesos de gas en promedio en los meses más fríos y van a pagar menos de 1.500 dependiendo de la provincia”.

Con ese espíritu, el presidente de la Comisión de Energía, Omar Félix, recordó que con la política energética del gobierno anterior “para muchos las tarifas de servicios públicos fueron teniendo un aumento enorme, mientras los niveles de ingresos de los argentinos fueron perdiendo su capacidad y eso provocó un gran desfasaje”.

En tanto, la diputada del FdT Liliana Schwindt señaló: “Destacamos que el proyecto iguala en derechos a usuarios en cuanto a asequibilidad, ya que podrán de este modo, pagar una tarifa más justa a mayor consumo”.

Por su parte, el diputado cordobés Paulo Cassinerio (Córdoba Federal) manifestó que “es muy importante la incorporación de nuevas zonas en nuestro país a los beneficios del subsidio. Es necesario y adecuado utilizar un criterio objetivo como el que llevó a cabo Enargas”, remarcó.

Con una frazada en su hombro, uno de los diputados que han trabajo este proyecto, el mendocino José Luis Ramón (Unidad y Equidad Federal), los considerar como iguales a una familia que vive en Capital Federal con una familia que vive en zonas frías, donde el invierno dura 3 meses, es muy desigual”.

“Este proyecto es federal y lo que trae es equidad porque el Estado tiene que cuidar el interés económico de las familias de menores ingresos porque esta iniciativa trae un beneficio directo a la gente y cumple con un derecho social para vivir con dignidad”, agregó Ramón, quien le puso color a la sesión al revolear su frazada y gritar: “Estamos de fiesta, brinden los que están en sus casas”.

Uno de los últimos oradores fue el jefe de bloque de Consenso Federal, Alejandro ‘Topo’ Rodríguez que resaltó el “diálogo político que se construyó maximizando las coincidencias y minimizando las diferencias” y le agradeció el trabajo realizado por Máximo Kirchner.

Cambios

El oficialismo aceptó incluir parámetros técnicos para determinar las localidades alcanzadas por el beneficio, en lugar de la redacción original que precisaba cada una de las localidades, departamentos o partidos que se incluían.

Así, zonas de Córdoba, de San Luis y del sur de Santa Fe se sumarían a los departamentos o partidos de las provincias de Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Salta y San Luis contemplados en el texto original.

Zonas beneficiadas

Allí constaba que se aplicaría originalmente en la provincia de Mendoza; en los departamentos sanjuaninos de Jáchal, Sarmiento, Ullum, Zonda, Calingasta, Iglesia, Albardón, Capital, Chimbas, 9 de Julio, Pocito, Rawson, Rivadavia, Santa Lucía, San Martín, 25 de Mayo, Angaco y Caucete.

En los departamentos salteños de Cachi, Cafayate, La Paloma, Los Andes, Rosario de Lerma, San Carlos; la Región conocida como la “Puna” y en el Departamento General Pedernera, en San Luís.

También en los municipios bonaerenses del Partido de La Costa, Pinamar, Villa Gesell, Mar Chiquita, General Pueyrredón, General Alvarado, Lobería, Necochea, Tres Arroyos, San Cayetano, Coronel Dorrego, Monte Hermoso, Coronel Rosales, Bahía Blanca, Villarino, Patagones, Tandil, Olavarría, Azul, General La Madrid y Coronel Suárez.

También en Saavedra, Tornquist, Coronel Pringles, Laprida, Benito Juárez, Gonzales Chaves, General Juan de Madariaga, General Lavalle, Ayacucho, Rauch, Pellegrini, Salliqueló, Guaminí, Tres Lomas, Daireaux, Balcarce, Puán, Adolfo Alsina, Tapalqué, General Guido, Castelli, Dolores, Maipú, Tordillo, Hipólito Yrigoyen, Carlos Tejedor, Bolívar, Pehuajó, Trenque Lauquen, General Alvear, Rivadavia, General Villegas y Carlos Casares.

La iniciativa

El proyecto beneficiará a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, de pensiones no contributivas y jubilados -hasta 4 salarios mínimos-, del monotributo social, usuarios que perciben seguro de desempleo y empleados de casas particulares.

También podrán tener este beneficio quienes estén exentos en el pago de ABL o tributos locales de igual naturaleza o los que tengan una pensión vitalicia como veteranos de Guerra del Atlántico Sur.

Fuente Parlamentario.com