Zona no tan fría

Hoy x Hoy 28 de junio de 2021 Por Pedro Guillardoy

La ampliación de la denominada zona fría y la consecuente bonificación en las tarifas del  gas natural distribuido por red, que en el curso de la semana anterior concretó el Senado nacional, tiene antecedentes con varios años de antigüedad y hasta adhesiones del Concejo Deliberante local cuando se anunció la inclusión de nuestro partido entre los beneficiados.

Atendiendo a una preocupante realidad y ante una inminente campaña, plumeriaron los viejos proyectos del Diputado provincial Pablo Humberto Garate y su colega Javier Faroni (Expte D599/17-18 del 23/3/17 y D1151/16-17 del 12/5/16) y lo presentaron en el Congreso Nacional, cediendo los derechos de autor al Presidente del bloque FdeT.-

Como no podía ser de otra manera y por aquello de “Todo suma” y en este caso los beneficiados  llegaban a los tres millones de usuarios, el proyecto transitó por una autopista, pero como en toda autopista rigen los peajes, en este caso se sumaron otros distritos con legisladores que “cobran sus favores” y los usuarios pasaron a cuatro millones.

El debate en el Senado se resolvió rápidamente, pero en Diputados la discusión se extendió por varias horas. Las objeciones de la oposición se referían a que se beneficiaba a un sector geográfico y no a los usuarios, entendiendo que estos deberían ser calificados  y gozar de los descuentos quienes justificaban su situación económico-social. 

Con el criterio elegido el “gas barato” tanto puede ser usado para cocinar un humilde guisito con mucho arroz que para climatizar una piscina y  a todas luces esto no es justo.

Como siempre sucede entre la razón y la fuerza, el resultado es el que salió, aunque todavía queda pendiente de resolución otro parte del tema y es el de usuarios de gas envasado.

Aquí, allá y mas allá, disponer del servicio de gas por red, demanda costos de instalación que no siempre están al alcance de los usuarios y  en consecuencia quienes disponen de menos recursos son los que usan garrafas, las que no entran en los alcances de la ley y son los que deberían ser los primeros beneficiados.

Por último, queda por resolver cuando se comenzará a aplicar la nueva medida, es decir a partir de cuándo vamos a notar en la liquidación del combustible consumido el promocionado beneficio.

Habrá que esperar mientras vamos viendo como se solucionan todos los temas que están pendientes, es decir, cuando podemos darle un poco más a los calefactores y especialmente como hacen para que las garrafas tengan un precio acorde con los argumentos que entusiastas diputados esgrimían en el Congreso y los acalorados  opositores que pretendían ser escuchados.