La UNS evalúa cambios en los exámenes para disminuir la deserción

Regionales 30 de junio de 2021

El vicerrector de la Universidad Nacional del Sur (UNS), Javier Orozco, habló en la mañana de ayer por LU2 sobre los cambios que se buscan implementar en el modo de evaluación universitario, que en los últimos días causaron críticas principalmente del sector estudiantil.

   Orozco comenzó diciendo que los indicadores de la UNS "no son buenos", por lo que se pretende "buscar soluciones desde la institución y no pensar que solamente el alumnado es responsable".

   Pero aclaró que este proyecto, que se inicio en 2018 y está en manos de la mesa del Consejo Superior [máximo órgano de administración de la universidad], será debatido con todos los sectores académicos y luego "se someterá a una votación en plenario si es que hay un conjunto de consejeros que deciden presentarlo".

   "No hay fecha para que comience a regir, porque falta todo este proceso, recién está empezando a discutirse. Quiero llevar tranquilidad a toda la población a la que se confundió con un mensaje equivocado: esto no se aplica desde el cuatrimestre que viene ni estamos en vísperas de aprobación", insistió Orozco, quien recalcó que "merece discusión, consensos y búsqueda de alternativas".

   Tal como indicó en el programa Panorama, "la motivación del proyecto es poner en discusión algunos indicadores que tiene el sistema universitario que son muy desventajosos; por ejemplo, en los dos primeros años de cursado de una carrera el 50 % de los estudiantes abandona la universidad para llegar al final de su carrera entre un 15 y un 30 %".

   "Es decir, cada 100 estudiantes que ingresan se reciben entre 15 y 30, dependiendo de la carrera; y esto sucede en tiempos que no son los del programa, hay dilaciones del 50 al 100 %, es decir, una carrera de 5 años tarda 10", explicó el vicerrector sobre estas estadísticas que "son nacionales, no solamente de Bahía".

   Orozco sostuvo que "esto produce muchas desventajas para el estudiante que busca en la universidad una vía de desarrollo personal y profesional".

   "Demorar el doble de tiempo no siempre es responsabilidad de su actitud frente a la carrera, sino que el propio sistema universitario debiera modificarse para ser más inclusivo y otorgar algunas facilidades en forma orgánica, con un mecanismo de evaluación integral de la actividad estudiantil dentro del período áulico", señaló Orozco.

   A su vez, indicó que ese cambio permitiría que el estudiante "no tenga una falsa sensación de haber alcanzado un objetivo con un cursado de una asignatura para rendir un final en algún momento, que termina acumulándose, se transforma en un escollo difícil de superar y termina abandonando la carrera".

   "Son muchos los problemas que este proyecto intenta atacar, pero siempre con la valoración de toda la comunidad universitaria", aseguró.

   Orozco consideró que "el paradigma actual demostró que tiene sus falencias porque los resultados no son buenos" y se busca "otra metodología con múltiples ejes de evaluación porque el mecanismo antiguo de evaluaciones en tiempos determinados, fijos y sin demasiadas oportunidades es diferente a lo que es un estudiante hoy".

   "Un estudiante tiene hoy un nivel de participación diferente en clase y quedó demostrado en pandemia. Tenemos que aggiornar nuestro sistema para tener mejores indicadores", sostuvo el vicerrector.

   Y por último, brindó algunos detalles de la propuesta: "El tipo de evaluación es diversa, los exámenes para aquellas cátedras que los sigan teniendo de esta forma mantienen los parciales; se les dan facilidades a los estudiantes para que haya una semana de evaluación donde no haya otra actividad y hay oportunidades para que la asignatura al final del período termine aprobada y si no se logra, dos semanas dedicadas exclusivamente a recuperar y si aún así no se alcanza, dos oportunidades más para recuperar los objetivos no alcanzados y ya evaluados en las instancias previas".

Fuente: lanueva.com