RETRATO DEL ULTIMO ANUNCIO DE ANSES

"El ejemplo relatado, es el caso de muchísimas mujeres. De hecho, se estima que son alrededor de 400.000, las que al día de hoy cuentan con la edad suficiente para acceder a la jubilación, pero sin embargo no logran reunir los años de aportes requeridos."

Mirta tiene 59 años y en octubre de este año cumple 60. Tiene dos hijos y una hija. Tres veces por semana cuida a Ema y los otros dos días cuida a Pedro, sus nietos. Le gusta reunirse con sus amigas a jugar al Burako, pintar cerámica y tejer. Desde hace un tiempo, ya viene pensando en jubilarse. Si bien con el tejido y algunas piezas de cerámica le ingresan unos pesos, ella necesita un ingreso fijo. Mirta, de jovencita trabajó en una perfumería, y por eso cuenta con alrededor de 3 años con aportes al sistema. Después se casó con Hugo, y llegó su primera hija. Con la llegada de Soledad, tuvo que dejar de trabajar. Así que decidió poner una despensa. Para ello se inscribió, e hizo aportes como autónoma. Pero dejó de pagar los aportes, porque los gastos eran muchos y no alcanzaba a cubrir ese costo. Luego llegó Federico y más tarde Facundo. Ya con tres niños, fue imposible mantener el negocio. Hugo la tranquilizó, con sus ingresos podían vivir bien, así que decidieron que ella no trabajaría y se dedicaría a los chicos y a la casa. Hoy Mirta, se está acercando a su edad jubilatoria, está ansiosa por llegar a sus 60 años e iniciar los trámites. Sin embargo, entre los 3 años de la perfumería, y unos pocos meses de aportes autónomos, no alcanza el requisito de los 30 años de servicios que requiere nuestra ley jubilatoria. El ejemplo relatado, es el caso de muchísimas mujeres. De hecho, se estima que son alrededor de 400.000, las que al día de hoy cuentan con la edad suficiente para acceder a la jubilación, pero sin embargo no logran reunir los años de aportes requeridos. Para esos casos, el sistema previsional vigente ha pretendido cubrir la contingencia de aquellos hombres y mujeres que no logran reunir sus años de aportes, mediante un sistema de moratorias. Las moratorias previsionales, nos permiten, si cumplimentamos ciertos requisitos, poder abonar por años de servicio. Esto es, lo que todos conocemos como “comprar años". Al día de hoy en nuestro país, las moratorias previsionales vigentes son:  Moratoria Ley 24.476, y Moratoria Ley 26.970. Cada una con sus particularidades y requisitos. Volviendo al caso de Mirta, ella podría utilizar la moratoria 24.476. Sin embargo, mediante la misma, sólo puede obtener 14 años de aportes, con lo cual, no alcanza los 30 años necesarios. Si opta por la Moratoria 26.970, puede comprar 24 años, que es una cantidad de aportes insuficientes para su caso. Y, otro dato a tener en cuenta, es que la moratoria Ley 26.970 vence el 23 de julio de 2022. Estos casos, abundan en la vida diaria. Y es esta la realidad a la que el Estado, ha pretendido darle respuesta con el PROGRAMA INTEGRAL DE RECONOCIMIENTO DE AÑOS DE SERVICIOS POR TAREAS DE CUIDADO. Este anuncio ha revolucionado al universo femenino qué a partir de estas medidas, encontrarían una forma de obtener esos años que les faltan para acceder al requisito de los 30 años de servicios que exige la ley argentina para jubilarse. Lo primero que es menester aclarar, es que aún sigue siendo un anuncio. Esto que se dio a conocer, no tiene instrumentación ni se encuentra plasmado todavía en ningún tipo de resolución ni normativa alguna, con lo cual todo lo que expresemos será en modo potencial. Este programa le reconocería a las mujeres que se hayan dedicado a las tareas de cuidado, las cuales mayormente se materializan en la crianza de los hijos, 1 año de servicios por cada hijo, y ese año se puede extender hasta 3 años en total, en el caso de aquellas madres que hayan percibido la asignación universal por hijo. Aquí vamos a aclarar el cálculo que, al leer esta información, la mayoría efectuamos: si tengo 4 hijos, ¿Me reconocerían 12 años de servicios? Si tengo 10 hijos, ¿Tendría cubiertos los 30 años de aportes? La respuesta es no. Y esto es fundamental que quede claro, porque este beneficio, que se ha anunciado tiene un límite de reconocimiento de 3 años. Retomemos el caso de Mirta: Dijimos que tiene 3 años reconocidos de su juventud como empleada en la perfumería, y unos pocos meses como autónoma. Le faltan 27 años. Mediante la Moratoria Ley 26.970 puede comprar solo 24 años, con lo cual este programa sería ideal para su caso: por sus tres hijos, agrega los 3 años que le faltan, así alcanza los 30 años de servicios y se puede jubilar. Ahora bien, vamos a plantear otro escenario que lamentablemente es muy común en nuestro país: Esta hipótesis plantea que los años que Mirta trabajó en la perfumería, su empleador no efectuó los aportes correspondientes al sistema de la seguridad social,  lo que comúnmente conocemos como “trabajó en negro",  es decir, formaba parte de la economía informal.  Entonces, esos 3 años pasarían a no tener aportes. Volvamos a hacer cuentas: 24 años los compra por moratoria y 3 años le son reconocidos por el programa integral de reconocimiento de servicios por tareas de cuidado, bien: reúne 27 años. Con lo cual, no alcanza el requisito de servicios requerido por la ley para jubilarse. Conclusión: para aquellas mujeres que no tienen absolutamente ningún otro aporte, este programa continúa siendo ineficaz.  Es importante saber que una mujer que en el año 2021 cumpla sus 60 años de edad, solo puede adquirir por moratoria 24 años y algún mes, según su fecha de nacimiento. Si a esto le sumamos  los 3 años máximos del programa, sigue sin acceder a los años de servicio que el sistema exige.

El programa mencionado a su vez también reconoce a las trabajadoras que hayan hecho uso de la licencia por maternidad y por excedencia el mismo plazo a los fines de acceder al derecho a una jubilación. 

Continuando con el examen de este anuncio, se impone mencionar que la solución definitiva a este flagelo que vivimos como sociedad, es tan simple como modificar la ley 26.970 eliminando el límite temporal. Algo tan sencillo como eso, permitiría acceder al beneficio jubilatorio sin traba alguna.

Para cerrar de alguna manera este muy breve análisis del anuncio que ha efectuado la Administración Nacional de la seguridad Socia (ANSeS), no puedo dejar de observar algunas cuestiones medulares: Considero muy valiosa la intención de reconocerle a las mujeres las tareas de cuidado, ya que en su mayoría, somos las mujeres quienes resignamos nuestra vida laboral o profesional por nuestros hijos. Sin embargo este mismo valor, se convierte en disvalor, si giramos la mirada a aquellas mujeres que están en iguales condiciones pero, que no han querido o no han podido tener hijos. Otro interrogante que estamos obligados a plantearnos: ¿ Qué ocurre en el caso de que haya sido un hombre quien desempeñó las tareas de cuidado?  Aquí sin dudas nos encontramos ante situaciones pasibles de encuadrar dentro de actos de discriminación. Igual discriminación es la que sufre el hombre que sencillamente por un capricho legislativo, no puede acogerse a la moratoria Ley 26.970 .Podemos concluir, entonces, diciendo que las intenciones son buenas, pero que aún falta pulir los criterios, alcances e instrumentación de estas medidas. Nos empoderamos cuando avanzamos en el reconocimiento de derechos, pero, debemos ir por todo, debemos perseguir sin descanso el reconocimiento pleno e integral de todos los derechos, de hombres y mujeres sin distinción.