El campo en alerta por proyecto para modificar la composición del INTA

Agropecuarias 26 de agosto de 2021

 Carbap y el resto de entidades rurales pusieron el grito en el cielo por un proyecto del Frente de Todos que desplaza al sector privado de la conducción del organismo, reduciéndolo a un rol de asesores. También postula la paridad de género e incorpora un representante del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

 Un proyecto presentado por dos legisladoras del Frente de Todos en el Congreso de la Nación generó la reacción de las entidades rurales, que expresaron su preocupación ante lo que consideran un intento de limitar la participación de las mismas en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

La iniciativa de las diputadas Mabel Caparrós y Alcira Figueroa “buscan modificar la composición actual del Consejo Directivo, órgano máximo de conducción, integrado por representantes del sector público y privado, que garantiza una activa participación de los productores y profesionales en la fijación de las políticas públicas de investigación, desarrollo y extensionismo sectorial”, sostiene en un comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

La entidad sostuvo que “solicitamos a los legisladores nacionales que veten este intento de avasallar al INTA, imposibilitando que se vulneren los derechos adquiridos de las entidades representantes de los productores agropecuarios”.

Screenshot_20210826-072642_Office

El campo en alerta por proyecto para modificar la composición del INTA

 

Carbap y el resto de entidades rurales pusieron el grito en el cielo por un proyecto del Frente de Todos que desplaza al sector privado de la conducción del organismo, reduciéndolo a un rol de asesores. También postula la paridad de género e incorpora un representante del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

 

Un proyecto presentado por dos legisladoras del Frente de Todos en el Congreso de la Nación generó la reacción de las entidades rurales, que expresaron su preocupación ante lo que consideran un intento de limitar la participación de las mismas en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

La iniciativa de las diputadas Mabel Caparrós y Alcira Figueroa “buscan modificar la composición actual del Consejo Directivo, órgano máximo de conducción, integrado por representantes del sector público y privado, que garantiza una activa participación de los productores y profesionales en la fijación de las políticas públicas de investigación, desarrollo y extensionismo sectorial”, sostiene en un comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

La entidad sostuvo que “solicitamos a los legisladores nacionales que veten este intento de avasallar al INTA, imposibilitando que se vulneren los derechos adquiridos de las entidades representantes de los productores agropecuarios”.
 

 

El Consejo Directivo del organismo es un cuerpo colegiado integrado por cinco representantes del sector público y cinco del sector privado, mientras que la iniciativa del oficialismo propone un ente de dirección con ocho miembros, todos del sector público. 

Así, los representantes de las entidades rurales y académicas, que hoy forman parte de la toma de decisiones, pasarían a ser asesores, sumándose un representante del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

Por otra parte, el proyecto de Caparrós y Figueroa señala que "el directorio deberá conformarse con paridad de género, estableciéndose un cupo de cuatro personas pertenecientes al género femenino y cuatro personas pertenecientes al género masculino".

Por otra parte, el Consejo Asesor estaría conformado por dos representantes de las Facultades de Agronomía, Ciencias Veterinarias o Ciencias Naturales de las Universidades Nacionales; un representante de las cooperativas de productores; un representante de las asociaciones de productores y dos representantes de las organizaciones de agricultores familiares.

La Tecla