Error u omisión

Hoy x Hoy 01 de septiembre de 2021

Hace unos diez meses, cuando comenzamos con esta aventura de meternos en los sucesos del pueblo, para dar  a la gente de aquí otra mirada de lo que sucede, dejamos bien en claro que no veníamos a competir sino a sumar, por aquello de “lo que abunda no daña”. Pero, indudablemente, no leyeron nuestra presentación o se equivocaron al juzgar nuestra intención.

Decíamos que pretendíamos dar a nuestro trabajo una libertad que a lo mejor otros no la pueden brindar, porque media una pauta publicitaria o algún favor que desde lo económico pesa. Debo aclarar que una vez recibí alguna oferta, que de ninguna manera acepté porque entendía que, como dice el Payador de Don Ata, “detrás de los «equivoco» se vienen los «perjudico»” y no fuera cosa que por unos pesos, después tuviéramos que recibir “sugerencias” y la libertad quedara encorsetada.

Con muchos errores y algún acierto, vamos camino al año de vida y con el paso del tiempo hemos ido viendo que, muchas veces, resulta difícil no traicionar principios que son inquebrantables, pero que a algunos molestan. Digo, que por no cabrestear y decir lo que pensamos, recibimos el peor de los castigos: nos ignoran.

Si las cosas fueran como nosotros esperábamos que sean, hoy deberíamos haber informado sobre unos procedimientos  policiales y judiciales llevados a cabo en la jornada del día lunes pasado y ampliamente informados en una conferencia de prensa convocada al efecto. Lamentablemente, ni desde el área municipal de Seguridad -¿Dirección o Secretaría?- ni desde la Ayudantía Fiscal se nos convocó, como sucedió con otros medios.

Tengo la duda y espero que alguien me pueda explicar si fue un error –lamentable- o una omisión. Si se trata de lo primero que pase, pero parafraseando a Niche, “son dudosos” y como no es la primera vez que, desde algunos sectores del Municipio,  no se nos informa o lo que es peor, arteramente se nos “esconde” información, quedan por disiparse las dudas.

Si esto no queda en claro o hay alguien que quiere mayores detalles, no tengo inconveniente en aclararlo y me pongo a disposición de quien lo requiera.

Hace mucho había un cantor popular, trágicamente desaparecido, que visitaba muy seguido a La Madrid porque tenía numerosos amigos. El cantaba, como nadie, unos versos del “yorugua” Serafín J. García: “Entre los ceibos estorba un quebracho”, no creo que eso este emparentado con lo que nos ha pasado, pero quien dice que no.

Error u omisión, esa es la cuestión, espero que la podamos dilucidar y que cuando pase algo, nos inviten a nosotros también, porque cuando nos ignoran, a los que perjudican es a la gente que se asoma a nuestro medio y no se entera de la forma eficaz con que desbaratan una banda de presuntos delincuentes.