Decembrinas

Hoy x Hoy 09 de diciembre de 2021

Para la grey católica y también para los no católicos, diciembre viene -hacia el final- con una serie de festividades paganas por un lado y por el otro de encuentros y reencuentros de familiares y amigos, justamente para celebrar estas fiestas, a las que se da en llamar “decembrinas” por el patronímico del último mes del calendario Gregoriano.

Pero al margen de patronímicos y gentilicios, a quienes debemos informar sobre la actividad política, social y económica del pueblo y muchas veces no tenemos que decir porque no se informa de lo que se hace, estos tiempos “decembrinos” son muy importantes porque es cuando se conocen algunos detalles del presupuesto del año siguiente y empezamos a vislumbrar lo que se nos viene a todos, especialmente a los contribuyentes que contribuyen, porque a los otros les da lo mismo.

La mayoría de las veces, hay algún motivo para que el documento que se debe presentar antes del 31 de octubre llegue, recién, a fines de noviembre y entonces queden muy pocos días para analizar  y descubrir en donde se esconden esas trampitas que al final aparecen y nos muestran el presente y el futuro inmediato de la actividad comunal.

Sobre la ordenanza fiscal e impositiva, el cálculo de recursos y el presupuesto de gastos 2022, que recién hizo su aparición hace una semana, hemos hablado con dos contadores. Una, responsable visible de su elaboración y el otro, uno de los analistas de la oposición, que tendrá la responsabilidad de las objeciones. 

Como es fácil advertir a quienes me refiero, la Cra. Graff decía que se trató de diseñarlo  con los escasos datos que se disponían sobre coparticipaciones  y que en líneas generales se aplicó un incremento de un cincuenta por ciento a los números del año pasado, tratando de acrecentar las asignaciones a alguna secretaría responsable de la generación de empleos.

Por su parte, el Cr. Menendez,  “Elaborador” de presupuestos por más de treinta años, formulaba objeciones y reiteraba la necesidad de un “sinceramiento” en lo que al personal se refiere, reiterando los contenidos de un proyecto de Escalafonamiento que sería una herramienta útil para comenzar a revertir una situación que se prolonga en el tiempo y es transversal a los colores políticos de los gobernantes, desde hace unas tres décadas.

En el transcurso de esa semana que va de navidad a año nuevo, tendremos el debate final del proyecto al que deberán acceder un grupo de concejales  “nuevos”, que seguramente serán “asistidos” por “veteranos de muchas batallas” en una cita a la que también deberán “ponerle cara” los denominados  -no sé porque- Mayores Contribuyentes. 

Entre hoy y esos últimos días del año, me comprometo a brindar algunos datos de esos que nos acercan los amigos de uno y otro lado para compartirlos, tratando de informar sobre temas que deberían ser transparentes pero que no se hacen públicos, vaya uno a saber la razón.