Sacrificaron dos perros dogo que protagonizaron ataques a vecinos de Suárez

Regionales 07 de enero de 2022

Este miércoles (5/1) se conoció la noticia que fueron sacrificados los perros que atacaron a cuatro personas en la vecina localidad de Coronel Suárez.

La confirmación la brindó el veterinario municipal, Matías Gioffre, en diálogo con los colegas de La Nueva Radio Suárez. Contó que fue tras un contacto con el referente de Zoonosis provincial, “quien indicó que se cumpla con el protocolo de sacrificio humanitario del animal y envío y acondicionamiento de la muestra para ser analizada en el Instituto Pasteur, debido a la ferocidad que los animales mostraban”.

Primeramente, aseguró que el mismo domingo -día del ataque a Benjamín Valencia, de once años- “se incautaron los animales y fueron dejados en custodia”.

 Confirmó que los animales estaban en un galpón del Vivero Municipal en lugar de en la Perrera, explicando que fue “porque se tomó la decisión, a raíz de que son perros potencialmente rábicos, de llevarlos a un refugio, y ante la ausencia de un centro de detención, determinamos que ese lugar era el indicado para que los animales estén en aislamiento sin contacto con ningún otro animal ni persona, a excepción del profesional”.

Continuó su relato, agregando que ellos siempre están con una necesidad de infraestructura, pero que, “ante la urgencia de deber darle continuidad a un protocolo, lo que se hizo fue llevarlos a un lugar de aislamiento”.

Sobre el galpón en que los dos perros fueron alojados, el Veterinario municipal aseguró que no había posibilidades de que un empleado abriera el lugar: “La llave estaba bajo la custodia de la profesional veterinaria, que es colega mía, y en ese momento estaba haciendo el seguimiento”.

Profundizó que el último suceso, que vio como víctimas a la propia Veterinaria y a un empleado que ayudó a socorrerla, sucedió en momentos en que se acercaron a los animales para darles agua y comida, lo que se hacía una vez al día: “Los animales estaban confinados y en el mismo lugar que el día anterior, y al momento en que volvieron por el agua, se soltó el macho de gran porte -que estaba demostrando cada vez una actitud más furiosa incluso para su raza-”.

Indicó Gioffre que los perros estaban cumpliendo el correspondiente tiempo de observación, que se trata de un plazo de quince días. Aunque, luego de lo acontecido el martes último, se pusieron en contacto con el referente de Zoonosis a nivel provincial, “quien indicó que se cumpla con el protocolo de sacrificio humanitario del animal y envío y acondicionamiento de la muestra para ser analizada en el Instituto Pasteur, debido a la ferocidad que los animales mostraban”.

Recordó el entrevistado que, “en nuestra ciudad, no hace más de nueve meses, tuvimos un incidente fatal en el que no podemos permitirnos cometer errores en el que un animal esté incubando una enfermedad como rabia y genere más daño sobre las personas”.

 

Antes de sacrificarlos volvieron atacar 

Ocurrió alrededor del mediodía en un galpón del vivero municipal, donde habían sido llevados luego de contabilizar un total de cuatro ataques a personas, que resultaron con serias lastimaduras.

En esta ocasión, en momentos en que la Veterinaria de la perrera se disponía a alimentarlos, los perros dogo que estaban en el galpón del vivero municipal, se soltaron de sus correas y atacaron a la Veterinaria. Es, en esa circunstancia, dónde el empleado del corralón, de apellido Lanaro -que la acompañaba en la tarea- se dispuso a ayudarla, recibiendo mordeduras a la altura del codo, que obligaron a que le realicen una cirugía.

Ambas personas ingresaron por guardia al Hospital Municipal, donde fueron atendidas.

Otro incidente más con éstos perros dogo, que suman un lamentable e incomprensible historial de daño a las personas. Porque si los organismos municipales hubieran actuado con el primer caso de mordedura, cuando lastimaron a un joven -un suceso anterior al del repartidor de boletas de la Cooperativa Eléctrica-, los cinco casos posteriores de mordedura, no deberían haberse producido. La irresponsabilidad del propietario de los dogos y la ausencia del Estado Municipal haciendo el contralor correspondiente, son los que provocaron este lamentable resultado de daño a las personas.

LA NUEVA RADIO DE SUAREZ / El Orden de Pringles