Cosas que la memoria registra

Hoy x Hoy 28 de junio de 2022 Por Pedro Guillardoy

Sin tener ninguna información al respecto y sin pretender formular alguna hipótesis sobre el tema, creo que la memoria tiene mecanismos de selección por los cuales registra cosas que guarda y desecha otras.

En la mía almacena hechos sucedidos en sesiones del HCD, que guardo a lo largo de los años y que permanecen “disponibles” para cuando necesito evocarlos. Seguramente que de la reunión del jueves último han quedado algunas cosas, aunque debo reconocer que lo trascendente se sitúa más en lo conceptual que en lo anecdótico.

Como el lunes 20 había sido feriado, en la mañana del martes  “subí” y en la Secretaría del Concejo me anticiparon que no estaba el orden del día para el jueves, pero que habría muchos temas. Un poco más tarde, en el acto del Día de la Bandera, un concejal me confirmó algunos proyectos de los que uno ya sabe que serán polémicos.

Después los anticipos se confirmaron y como lo informamos oportunamente, hubo para todos los gustos. Arrancaron con lo del frigorífico dado en comodato y pese a que aparentemente era una cuestión formal, para aprobarlo hubo que “aplicar” el voto de la mayoría.  Si es cierto lo de los sesenta o setenta puestos de trabajo, aunque sea temporal, se necesita celeridad porque los que resuelven están en blanco y cobran “religiosamente” pero los que van a trabajar, aunque sean muchos menos, son gente que necesita hoy y no cuando se superen los temas estrictamente burocráticos.

Después se giró a comisión lo del volumen de residuos y continuó con el congelamiento de vacantes. Se empleó mucho tiempo en resolverlo. Si ya estaba decidido que se rechazaría, no era necesario abrumar con cifras que muchos no entendieron y aquí, “nobleza obliga” debo confesar que comparto lo que sostuvieron los autores del proyecto. Son los que realmente saben del tema, por la simple razón que ellos lo ocasionaron aunque después otros lo continuaron. 

Y por fin, llegó el momento de la auditoría. Los que prestaron atención a la fundamentación del proyecto se anoticiaron de muchas cosas que habitualmente no trascienden.  La auditoría no era algo nuevo, ya que en la campaña lo habían anunciado y que en el Hospital hay problemas tampoco es nuevo. Se trata de la cuantificación de los inconvenientes, según se lo haga desde una vereda o desde la otra.

Todos sabemos y quienes hemos tenido que estar internados, aunque por poco tiempo, comprobamos que existen cuestiones estructurales y a lo mejor el mantenimiento no es el necesario, pero muchas de las falencias se disimulan con la enorme calidad humana y profesional del personal médico, de enfermería, auxiliares, de servicio, etc.  

Las respuestas desde el oficialismo, utilizando un dictamen del HTC al Municipio de Pinamar, le da una cuota de tecnicismo pero no descarta que los problemas señalados existen y es necesario atenderlos para que no cobren mayor dimensión.

Alguien me dijo que el error de la oposición fue la forma en que tituló el proyecto. Suena fuerte lo de Auditoría Externa, cuando bien se podría haber buscado otra denominación que no sugiriera un control parecido a una revisión profunda, en búsqueda de fallas económicas.

Lo concreto es que hay problemas, porque todos lo reconocen aunque manden a decir otra cosa. Hay falencias que cobran mayor dimensión cuando se analizan algunos números deficitarios, aunque también es justo reconocer que se recauda poco porque el estado mismo, a través de la obra asistencial bonaerense paga poco, mal y tarde.

El tema, visto desde el lugar neutral de nuestra silla en el Concejo, nos hace pensar que mucho de lo que se dice, desde un lugar y desde el otro, es cierto. Que deben buscarse soluciones porque es el único efector de salud del pueblo, pero para ello deben  encontrarse acuerdos y encarar  lo que hay que hacer entre todos. 

Si lo de Auditoría Externa suena fuerte, digan revisión y listo, pero vayan hacia adelante y si el Hospital sirve para gestiones particulares, acompañemos a quienes deben cortarlas  y hagamos del lugar lo que realmente debe ser. Lo más importante que es el capital humano está asegurado.

Del otro tema planteado, el de la VTV,  ¿Qué podemos agregar a lo dicho?, solo queda preguntar ¿alguien se hará responsable de esta irresponsabilidad?