Educación para todos

Locales 14 de agosto de 2022

Los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola –CREA- tienen una publicación mensual, Revista CREA, en la que se difunden las distintas actividades de la entidad.

En la edición 502, correspondiente al mes de agosto 2022, bajo el título “Educación para todos” se incluye una nota relacionada a la Asociación Civil ACLARA, surgida de una iniciativa del Grupo CREA General La Madrid.

El texto de la nota publicada es el siguiente: Educación para todos. Resultados de un programa impulsado por el CREA Gral. La Madrid

Screenshot_20220814-081415_Office

En el año 2002, los integrantes del CREA Gral. La Madrid decidieron que debían comprometerse con su comunidad. Por ese entonces, la crisis estaba generando serios problemas a muchas familias de ese pueblo de la región sudoeste de Buenos Aires, las cuales no tenían recursos suficientes para acceder a la educación terciaria o universitaria de sus hijos.

Las primeras acciones se realizaron de manera intermitente y amateur: hacían consultas a escuelas o familias para ver qué podían necesitar. Pero pronto descubrieron que, con esa metodología, los resultados logrados eran escasos.

Decidieron, entonces, que había llegado el momento de identificar las acciones por emprender para luego darles un marco formal.

Fue así que lanzaron una convocatoria para cubrir un cargo por parte de un profesional que pudiese formular acciones concretas a partir de necesidades reales. La elegida fue una especialista con 40 años de trayectoria en el ámbito educativo regional: Mónica Pacín, docente jubilada y tía de Fernando Pacín, quien, por entonces era asesor del CREA Gral. La Madrid y fue de los impulsores de la iniciativa.

A través del contacto permanente con docentes y directivos de los colegios de la zona, la coordinadora del programa comenzó a detectar las necesidades presentes en cada establecimiento educativo para definir acciones a seguir.

La mayor parte de los recursos captados se destinan a otorgar becas y ayuda a los chicos que terminan el secundario, dado que, para las familias de pocos recursos, el costo de solventar estudios terciarios o universitarios en otras ciudades es prácticamente imposible de afrontar.

De este modo se constituyó la Asociación Civil sin Fines de Lucro “Aclara”. Las primeras becas se otorgaron en 2005 y desde entonces fueron sumando más y más estudiantes todos los años. “Actualmente tenemos 40 alumnos becados en institutos terciarios y universidades de distintas localidades de la provincia de Buenos Aires”, señala Mónica Pacín. “Todos los años se reciben entre dos y cuatro jóvenes”, añade.

Screenshot_20220814-081438_Office

Con el advenimiento de la pandemia, surgieron nuevos desafíos, porque todos los alumnos que ingresaron al programa en 2020 lo abandonaron ese mismo año al no poder adaptarse a la modalidad pedagógica virtual.

Ese año, además, tomaron conocimiento de que, en La Colina, un pequeño pueblo del partido de Gral. La Madrid, muchos alumnos no estaban pudiendo acceder a contenidos educativos por carecer de conexión a Internet en sus casas. “Tomamos la decisión de pagar los abonos de Internet de todas las familias que no tuvieran conexión, de manera tal de asegurar que ningún estudiante se quedase sin acceso a la educación en un momento tan difícil”, explica Mónica.

Además de los aportes realizados por los integrantes del grupo CREA, Aclara se financia con donaciones de otras empresas de la región.

Al tratarse de una Asociación Civil sin Fines de Lucro, puede emitir comprobantes de las donaciones recibidas, los cuales pueden ser computados como gasto en la liquidación del Impuesto a las Ganancias de la empresa que hace el aporte.

El estatuto de Aclara determina que el costo de administración y funcionamiento de la asociación no debe superar el 10% de los recursos totales invertidos, asegurando así que el 90% del dinero recaudado se destine siempre a los beneficiarios directos. La financiación de las acciones proviene exclusivamente de aportes privados de los fundadores y colaboradores de la Asociación. El monto del aporte es decidido libremente por el benefactor –sin montos mínimos–, pero una vez decidido se solicita la continuidad por, al menos, un año.

A partir de la colaboración de las asistentes sociales de cada institución educativa, todos los años se analizan listas de alumnos con potencial que pertenezcan a familias de escasos recursos. Luego se solicitan informes a profesores y se realizan encuestas a las familias. La coordinadora de Aclara realiza posteriormente entrevistas individuales con cada uno de los potenciales beneficiarios.                                                                   

Además de las admisiones anuales, Mónica tiene a su cargo el seguimiento de los estudiantes que cursan carreras terciarias o universitarias en el marco del programa.

En 2013 se creó el denominado “Plan de Articulación de Niveles” con el propósito de preparar a los estudiantes secundarios de quinto y sexto año en aquellas materias que suelen resultar más problemáticas durante los primeros años de la vida universitaria.

“Este proyecto surgió luego de que un alumno becado -que había sido abanderado durante toda la secundaria- abandonara la carrera de Contador Público en La Plata tras solo dos meses de cursada. regresó completamente frustrado, a un punto tal que no quiso intentar estudiar nada más”, indica Mónica. “Lamentablemente, los chicos no salen bien preparados de la secundaria y necesitan una asistencia extraescolar”, añade.

Si bien inicialmente las clases se impartían de manera presencial en un establecimiento educativo de la zona, a partir de 2020 se dictan en formato virtual. “Preparamos a los chicos en matemática, química y técnicas de estudio con muy buenos resultados, porque aquellos que culminan el programa están luego en condiciones de seguir estudiando cualquier carrera que se propongan”, resume Mónica.