¿Qué hacemos?

Hoy x Hoy 29 de noviembre de 2020 Por Pedro Guillardoy

El martes próximo, 1 de diciembre, entraremos en un nuevo ciclo de los que nos ha tocado vivir en este año debido a la pandemia y a las determinaciones que cada uno tomo por su lado.

El inefable  Ministro de Salud aseguraba que el Covid no llegaría, que estaba lejos y un buen día nos sorprendió  con miles de casos.

Desde la mesa de “los tres”, el señor Presidente nos alentaba y nos comparaba con los del primer mundo, parecía que  nosotros sabíamos que era lo que se debía hacer, pero los números nos dieron un “mazazo” y al final debimos asumir que eran pocos los que hablaban con seriedad y a los que se les podía creer.

Mientras el tiempo pasaba se improvisaba y cuando la gente mostró su cansancio,  el discurso fue girando y resulta que ahora, podremos tener algunas libertades  de las que antes carecíamos.

Muchos han pensado que cuando llegue diciembre, dentro de poquitas horas,  ya se puede salir, juntarse, viajar  y recuperar el “tiempo perdido”, pero resulta que no es así.

Si bien se podrán volver a desarrollar nuevas actividades y quienes han sufrido, desde su lugar de trabajo los perjuicios económicos, “arrancarán” la nueva etapa, tendrán que seguir respetando las normas que se impartan desde la Nación, La Provincia y hasta el mismo Municipio. No es “borrón y cuenta nueva”.

Sin entrar en los análisis individuales/personales, en general  nuestro pueblo no “la pasó” tan mal y prueba de ello son las cifras relativas comparables con otros distritos bonaerenses, aunque en los últimos días los números marquen una nueva tendencia.

El dilema  ahora, cuando en cada lugar irán tomando sus propias decisiones, es determinar qué hacer para que todos se beneficien y nadie se sienta perjudicado. Por lo pronto, consultar como se hizo, es una buena medida y redime de críticas fuertes que se venían formulando.  En los próximos días  sabremos que determinaciones se adoptaron y a que deberemos atenernos.

Pero al margen de eso, lo que seguramente deberemos decidir, desde el lugar de cada uno, es seguir siendo responsables y cuidarnos como una forma de cuidar a todos.

No es que se solucionaron todos los problemas, el tiempo ha hecho ver que el manejo político de algunos temas nos llevaron a tener victimas del flagelo, que algunos superaron y otros no.

Seguimos siendo los protagonistas principales del momento, en nosotros esta la decisión de cómo vamos a seguir, desde mi lugar formulo votos para que la responsabilidad personal sea quien nos acompañe  hasta que llegue la vacuna, resuelvan a quien y como se la van a dar y cual de todas será, negociados aparte.

Hasta mañana.