Monologo

Locales 01 de enero de 2023

Si  hoy fuera un domingo como cualquier otro del año, seguramente este espacio lo ocuparía un encuentro con algún miembro de la comunidad que nos contaría sus cosas, pero sucede que es el primer domingo del año y nos pareció que no era oportuno “robar” unos minutos en esta fecha que generalmente se utiliza para compartir en familia.

Por eso, será un dialogo devenido en  monologo, que utilizaré para agradecer a quienes  habitualmente acceden a este tipo de notas.

A lo largo de 2022 recibimos la visita de gente abierta y generosa, porque cuentan de sus actividades y nos permiten llegar a ellos para mostrarlos y difundir, en nuestra pequeña medida, sus cosas.

Dialogamos con políticos, funcionarios, religiosos, servidores públicos y jóvenes deportistas que nos fueron dejando el testimonio de su actividad y fundamentalmente, mostraron el trabajo que siempre hay detrás de un éxito, sin reparar que justamente el éxito es la consecuencia del trabajo constante y sin pausas.

Damián. Matias, Lola, “el Cone”, Ailin, Gino, Juana, Gerardo, Selene, Juan Pablo y “Tono” con todo el básquet de Racing; Nico y los chicos del vóley; Bruno, Diego, Nacho y todos los buceadores;  Luis y el mountain bike, los cientos de futbolistas  -chicos y chicas-; a los equipos de Newcom, a la gente del tejo, a los pelotaris, los tenistas y la gente del golf, nuestro reconocimiento, que no se materializa en una medalla sino en resaltar que los éxitos alcanzados son fruto de pasión y sacrificio, proyectando esa actitud a todos los órdenes de la vida, de manera ejemplar.

Ocupando nuestro lugar de “medio” entre lo que sucede y la gente, hemos debido informar y opinar sobre las “cosas de todos los días” y las otras, las que muchas veces no se interpretan o lo que es peor, se mal interpretan.

Nunca hemos aceptado “cobertura de pautas publicitarias” que veladamente traigan detrás  el manejo de la información, con “sugerencias” de lo que hay que hablar y de lo que no se puede decir. Ese es un valor que debe resaltarse y al cual adherimos sin concesiones.

La única intencionalidad que siempre tratamos de aplicar es la del bien común, aunque no nos crean y seguiremos considerando que el único bien común es el de todos.

Nuestro agradecimiento por la compañía que a diario nos hacen sentir y que nos compromete a seguir el mismo camino para este 2023 que ha llegado.

Antes del final, quiero dejar una anécdota. Próximos a compartir una charla por temas que los involucraban, dos políticos locales ubicados en “veredas opuestas” se aprestaban a charlar cuando  sonó el teléfono de uno y al atender  saludó a su interlocutor, que era Pedro. El otro político le preguntó si quien lo llamaba era yo. Un acto fallido lo había “traicionado”. El curioso  político sabe de sobra que para enterarme que sucede no necesito llamar a nadie y por otro lado, también sabe que no tengo teléfono. Cuando queremos averiguar algo, siempre recurrimos a las fuentes, aunque estas muchas veces nos mienten  o directamente no nos atienden.

Gracias por este tiempo compartido y Feliz Año. PEG.