Otro año.

Hoy x Hoy 31 de diciembre de 2020 Por Pedro Guillardoy

Se está terminando el año y pese a que como dice el Nano, cada uno es cada cual, muchos vamos a coincidir que ha sido un año ……..(colocar el adjetivo que mejor le venga)

La cuestión de los años no es simple y si se ponen a hilar fino, es realmente complicada. El 24 de febrero de 1582 el Papa Gregorio XIII dictó una bula, a la que denominaron “Inter Gravissimas” mediante la cual se ponía en vigencia el calendario “Gregoriano” que venía a suplantar al   calendario  “Juliano” llamado  desde que lo instaurara Julio Cesar.  Este, el Juliano era  el primer calendario solar conocido que estableció la duración del año en 365,25 días.

Como “la traslación de la Tierra alrededor del Sol no coincide con una cantidad exacta de días de rotación de la Tierra alrededor de su eje. Cuando el centro de la Tierra ha recorrido una vuelta completa en torno al Sol y ha regresado a la misma «posición relativa» en que se encontraba el año anterior, se han completado 365 días y un poco menos de un cuarto de día (0,242189074 para ser más exactos). Para hacer coincidir el año con un número entero de días se requieren ajustes periódicos cada cierta cantidad de años”. 

La verdad que el tema no es para cualquiera y yo estaba a punto de renunciar y buscar otra cosa para esta columna, cuando me ampliaron la explicación.  Resulta que, cuando este Papa Gregorio “autorizo” el cambio con esa Bula, se estableció que el 4 de octubre de 1582 se daría un salto en el tiempo y se convertiría en el 15 de octubre de 1582. De la noche a la mañana todos habían envejecido  un poco más, sin darse cuenta, aunque  si en aquella época se distribuían planes, los planeros serian beneficiados con casi medio plan.

Y otra duda más. Si cuando Colon llegó a América el calendario vigente era el Juliano y hubo que dar ese salto, en 1582, ¿Qué día habrá pisado tierra firme?  ¿Lo del 12 de octubre es cierto o es parte del relato de aquel momento? Me temo que esto es otro verso.

Pero volviendo a Juliano y Gregoriano, un verdadero “bolonqui” y lo peor es que hoy lo que se termina es, simplemente, el año.  Los problemas siguen y aunque te vacunen, ¿quién te garantiza que  no te van a seguir vacunando?

No queda otra que seguir, seguro que vamos a volver a encontrarnos, espero que la pases bien, que puedas estar cerca de los que queres y te quieren. Te deseo lo mejor y por favor cuidate, que es algo bueno que podes hacer por vos y por los demás.

Hasta el año que viene