Una celebración distinta

Hoy x Hoy 15 de febrero de 2021 Por Pedro Guillardoy

El 14 de febrero del año pasado y en medio de un acto de celebración alterado en la forma que había sido programado, por razones de índole meteorológica, me tocó hablar frente al monumento erigido en homenaje a los Pioneros del pueblo.

Lejos estaba de imaginar la realidad que nos tocaría vivir un año más tarde, luego de padecimientos, desconcierto y con una angustia que nos sigue acompañando y se transforma en hondo dolor cuando la muerte se lleva a algún ser querido o a alguien de la comunidad.

En medio de incertidumbres y esperando se vayan cumpliendo los anuncios que se hicieron y que luego sufrieron incontables postergaciones,  es necesario seguir con la esperanza de un futuro cercano y mejor.

Pero como la vida continúa y al mundo no se lo puede hacer parar para bajarse, la única que queda es tratar de sobreponernos y estar alerta porque hay muchos que necesitan apoyo material y  fundamentalmente del otro, del que trata el desanimo y la poca fe.

Ayer, en el acto oficial del 131° aniversario, cuando lo escuchaba a Juan mencionar a sus padres, gente del pueblo a la que hemos conocido y tratado, pensaba en lo importante que es para todos, que la gente joven recuerde y tenga presente, en todo momento, a quienes conformaron generaciones precedentes. Me gustó escuchar de un hombre joven reconocer, tácitamente, que este presente que no importa si es bueno, regular o malo, lo hicieron  gente que se está yendo o ya partió.

Me pareció que esa es una forma de honrar la fecha que estábamos conmemorando, con palabras cargadas con el peso que dan a lo que dicen las personas como Juan,  que a la tarea diaria le ponen una cuota “extra” de compromiso y cuando les toca hablar en público lo hacen en forma sencilla y elocuente. Si todos, Intendente, funcionarios, honorables concejales, panaderos, carniceros, verduleros, servidores públicos, docentes y la gente de los medios, cuando nos toca actuar recordáramos a los forjadores anónimos de nuestra realidad y los homenajeáramos con actitudes simples pero concluyentes, otro sería el presente o al menos no nos pesaría la conciencia por aquello que dejamos de hacer.

Ya son tiempos políticos y lo percibimos en movimientos y actitudes de quienes conforman las distintas agrupaciones, que en pocos meses tendrán el resultado de las urnas. Yo formulo votos para que quienes reciban la responsabilidad de manejar los destinos de nuestro pueblo, lo hagan como el discurso de este joven enfermero, hablando de tender puentes, recordando y respetando el pasado con una visión de futuro que exige compromiso. Y en tiempo de pandemia y economía ajustada, tengan la grandeza de cuidar los fondos públicos y destinarlos a lo que realmente nos está haciendo falta, dejando de lado aquello que es superfluo e innecesario. Dicho esto, lejos de toda actitud demagógica, que en mi caso lo justifico con mi forma de hacer política, opinando y sin la intención de un candidato.

Hasta mañana