A seis meses de la Ley IVE

Provinciales 01 de julio de 2021

A seis meses de la aprobación de la Ley 27.610 de acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo para todo el territorio nacional, la provincia de Buenos Aires capacitó a los equipos de salud de más de 400 establecimientos públicos y entregó 11.940 tratamientos para acceder a la práctica en los primeros cinco meses del año, garantizando así la implementación de la ley IVE.

La Ley aprobada el 30 de diciembre de 2020 y promulgada el 14 de enero de este año dispone que los servicios públicos de salud, las obras sociales nacionales y provinciales y las empresas y entidades de medicina prepaga deben incorporar la cobertura integral y gratuita de la práctica.

En la provincia de Buenos Aires, el 18 de enero la ministra Estela Díaz y el ministro Daniel Gollán presentaron la “Guía de Implementación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en la provincia De Buenos Aires” en un acto en la Escuela de Gobierno en Salud “Floreal Ferrara”, donde se firmó la resolución conjunta que aprueba su aplicación en el territorio bonaerense. El objetivo de esta Guía es orientar las prácticas del equipo de salud en la atención y cuidado de las personas en situación de interrupción del embarazo.

La Guía de Implementación de la nueva ley, que complementa lo establecido en el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” es utilizada en todos los establecimientos de salud bonaerense, contempla tanto los aspectos técnico-sanitarios como los principios que rigen para el acceso voluntario a la interrupción del embarazo. Estos principios se enmarcan en el reconocimiento de los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos de toda la población. 

A 6 meses de su aprobación, con este nuevo régimen la decisión de la interrupción del embarazo es de las mujeres y otras personas con identidades de género con capacidad de gestar; mientras que el rol de los equipos de salud es acompañar esa decisión. Esto conlleva a una redistribución del poder en la escena de la consulta médica que contribuye al modelo de atención en salud que se está construyendo desde el Ministerio. Un modelo que sea sostenedor del deseo, respetuoso y centrado en políticas de cuidado. Es una política de justicia social porque reduce las inequidades en salud, de género y socioeconómicas.