El debate

Hoy x Hoy 01 de octubre de 2021

“Tras que éramos pocos, viene el parto de la abuela”. Por una decisión provocada por la prescindencia ante el proceso electoral que concluyó el pasado 12/9, había desistido de seguir con la publicación de esta columna y que quede en claro que no era retacear mi opinión, lo que trataba era de no dar lugar a falsas interpretaciones.

Nunca le he sacado el cuerpo a opinar de todo lo que pasa y quienes siguen diariamente nuestras entregas, saben que pregunto siempre y no mido las consecuencias, pero en este caso era distinto y sabía de antemano que hay gente que cuando los elogian nos consideran los mejores y cuando criticamos nos califican con notas bajas, nos reprueban y muchas veces nos sancionan retaceando información. Cosas de pueblo chico, en donde todos nos conocemos y en el caso nuestro actuamos como las circunstancias obligaban.

Abrimos estas páginas a quienes encabezaban las listas y tratamos de ser imparciales. El orden de las entrevistas fue surgiendo de acuerdo a los tiempos de los candidatos  y debo ser honesto, no hubo ningún cuestionamiento.

Para evitar lo que sucedió en medios colegas, especialmente en las FM, en donde los candidatos  estaban en una interminable sucesión, que llegaba a confundir a los oyentes, decidimos  comenzar esta nueva época de campaña. Invitando a  los segundos candidatos de cada lista. Tres mujeres y un varón, respetando la cuestión de género, tratando de quedar bien con Dios y con el diablo y dejando que sean ustedes, los lectores, quienes identifiquen a unos y a otros. Digo lo de Dios y del otro.

Todo estaba “fríamente calculado” hasta que en la noche del miércoles (29/9) nos llega una carta abierta del Frente de Todos y nos cambia “radicalmente” –vaya paradoja-  lo planeado.

Es cierto que el tema lo hemos hablado con gente de distintos grupos políticos y con todos coincidimos  en que sería muy importante poder llegar a concretar un debate abierto y con todos los candidatos, porque  fundamentalmente mostraría un alto grado de interés por ser escuchado pero, también, de escuchar a los demás en un marco de respeto y tolerancia.

¿Se podrá hacer? Si, pero la iniciativa deberá partir de los propios candidatos, que serán los responsables de establecer los tiempos, las formas y los temas a tratar.

El anuncio del Frente de Todos inmediatamente tuvo la aceptación de Otro Rumbo, que pese a encontrarse ideológicamente en las antípodas, comparten el interés por confrontar ideas.

Faltaría que para empezar a discutir las formas, las otras fuerzas políticas locales se definan.  Hablando del tema, me decían que quien no acepte, en caso de concretarse la iniciativa, estará dando lugar a la reprobación, justo en el momento en el que definen el voto de cada vecino. 

Superando  las cuestiones necesarias para llegar al encuentro, quedarían otros temas a resolver. Uno es la utilización de las redes sociales y los medios locales, entre los que se debería determinar los canales oficiales de difusión, que muchas veces, por no decir siempre, terminan convertidos en canales de promoción. Después queda la participación de los medios, sus posibilidades de preguntar, cuando, cuanto, como y saber si todos están de acuerdo.

En fin, con la carta abierta  tiraron la piedra, hay que ver qué es lo que pasa de ahora en más y ver como se avanza. No queda mucho tiempo, así que es cuestión de empezar a trabajar  y aprobar o desechar la idea. 

De una cosa estoy seguro, el debate será el tema que nos ocupará a lo largo de los próximos días.