Aclarando

Hoy x Hoy 26 de noviembre de 2021 Por Pedro Guillardoy

Ya no me quedan dudas, antes las elecciones eran diferentes. El que más votos tenía era el que ganaba,  hasta que una mañana llegaran los militares, el que había ganado era dueño de la situación o mejor dicho manejaba la situación, porque realmente, los dueños de estas cuestiones fueron, son y  serán los que votan, por lo menos en ese momento. Después, el que ganó tenía todo el poder y las cosas volvían a ser como fueron, son y serán, hasta que las ambiciones de otro militar retrotraían la situación y así la rueda giraba y la alternancia estaba instalada. 

Ahora la cuestión cambió: no hay alternancia.

Ahora, las elecciones se polarizan y uno gana y el otro es oposición, pero que quede en claro, es oposición aunque las políticas son las mismas, y la única diferencia reside en que los designados para ocupar cargos públicos sean de uno u otro lado. No interesa la capacidad e idoneidad para cubrir los cargos, eso se adquiere con el “ejercicio de la profesión”. Es decir, que no es requisito indispensable  ser capaz para aspirar a un cargo. Lo necesario son otras cosas vinculadas a una mezcla de amistad/fidelidad/obsecuencia/  etc., hacia el de la fotito en la boleta.

Pero con el paso del tiempo y la aparente desaparición, para siempre, de los milicos se ha vuelto una rutina votar y la gente ya no acude masivamente, como antes. Ahora con poco más del 70% de votantes, se está ante una elección ¡muy importante!

Y resulta que con el tema de la representatividad, y cargos asegurados para unos y otros, hemos llegado al extremo de la paradoja. “Se puede ganar perdiendo o perder ganando” siempre que quien lo exprese, haya logrado un cargo, aunque sea por tan solo cuatro años.

Bueno, habiendo podido exponer lo que me parece sobre estos menesteres, voy a pasar a relatar, con los datos precisos sobre lo que ocurrió el domingo 14/11, tratando de aclarar sobre cifras reales y distribución de cargos, oficialmente reconocidos.

El lunes 15, publicamos las cifras provisorias del escrutinio en el orden local tratando de poner un poco de claridad sobre la confusión producida por algún dato erróneo que se “metió” entre el apurado recuento de votos. 

Recurriendo a la copia de las actas oficiales de cada mesa, decíamos que habían votado un total de 7.512 ciudadanos, correspondiendo a Juntos un total de 3.605 votos; al Frente de Todos 2.480; Otro Rumbo había logrado 449 sufragios y La Madrid 2030: 331. Se habían registrado 213 votos nulos/Recurridos/Impugnados  y 434 electores habían votado en blanco. Con estos resultados los seis cargos a concejales se dividían tres para Juntos y tres para el Frente de Todos.

La Justicia Electoral dispuso que el escrutinio definitivo del padrón provincial de extranjeros se realizara en las instalaciones del Hipódromo de La Plata y el recuento de votos de ciudadanos argentinos, en el Pasaje Dardo Rocha. El martes se conocieron las cifras definitivas anunciadas por la Justicia Electoral y surgieron algunas diferencias.  

Los números para el distrito de General La Madrid eran: Juntos 3.596; Frente de Todos 2.469; Otro Rumbo 448; La Madrid 2030: 331, nulos 194 y 433 en blanco.

Alguien nos advirtió que si a los datos consignados el lunes 15/11 le restábamos los resultados de la mesa 9001 de extranjeros, las cifras coincidían. Si quieren hacer la prueba la mesa en cuestión arrojó el siguiente resultado: votaron 22 personas y los votos se distribuyeron asi: Juntos 9; Frente de Todos 11, Otro Rumbo 1; La Madrid 2030: 0; no hubo votos nulos y se registró un voto en blanco. ¡Justito!.

Vamos a la otra cuenta, la de los 3 y 3 concejales. Los 7.471 votos emitidos, según la Justicia Electoral, 6.844 fueron distribuidos entre las cuatro fuerzas políticas participantes, hubo 194 votos nulos y 433 en blanco. 

Si dividen los 6.844 votos “positivos” por los seis cargos en disputa, da 1.141 (1140,6) que es la cantidad de votos necesarios para obtener cada banca. Como, ni Otro Rumbo ni La Madrid 2030 lograron llegar a esa cifra, los votos obtenidos deben desecharse.

Juntos logró 3.596 votos, en consecuencia obtiene tres bancas en forma directa (1.141 x 3 = 3.423 votos) y un “sobrante” de  173 (3.596 – 3.423).

El Frente de Todos con 2.469 votos consigue en forma directa dos bancas (1.141 x 2 = 2.282) y un “sobrante” de 187 (2.469 – 2.282).

Hasta ahí, hay cinco bancas adjudicadas, la restante corresponde a quien tenga un “excedente” mayor y entonces es para el Frente de Todos.

Espero haber podido despejar las dudas que muchos plantearon, las mías siguen vigentes pero se refieren no a la adjudicación de las bancas sino a los adjudicatarios, pero esa es otra historia.